Rojo y azul, colores impensados que marcaron tendencia en los Latin Grammy

Las galas internacionales marcan el rumbo de las próximas tendencias o muestran ideas que pueden replicarse y servir como inspiración.En la última entrega de los Latin Grammy, las propuestas constantes sobre la alfombra roja fueron el rojo y el azul aplicados en outfits masculinos y femeninos.  Natalia Jimenez, estimo mexicano chic (REUTERS/Danny Moloshok). La particularidad es que se…

Rojo y azul, colores impensados que marcaron tendencia en los Latin Grammy

Las galas internacionales marcan el rumbo de las próximas tendencias o muestran ideas que pueden replicarse y servir como inspiración.

En la última entrega de los Latin Grammy, las propuestas constantes sobre la alfombra roja fueron el rojo y el azul aplicados en outfits masculinos y femeninos

Natalia Jimenez, estimo mexicano chic (REUTERS/Danny Moloshok).

La particularidad es que se “trata de dos tonos protagonistas. Por parte del colorado, se lleva en una gama saturada, sangre y la opción restante es en una versión Klein y eléctrica”, explica Parodi.

El punto en común, en cambio, es que “no necesitan demasiados agregados: como un makeup llamativo u otros accesorios”.

Mirá también

El bando azul

Entre quienes optaron por el color del cielo, estuvo Lena Burke. Vestida por Oscar Lopez, llevó un vestido de corte sirena, con escote off the shoulder -de hombro a hombro- y una súper capa que nace desde allí, en un tono shocking que tiene un protagonismo absoluto. Los accesorios sobrios, un acierto.

Lena Burke, con un vestido de corte sirena.

En la misma paleta, Milly Quezada llamó la atención con un vestido con metros y metros de tela, con buena caída, y escote en pico. El cinturón en plateado es un ítem positivo: ayuda a acortar la silueta, evitar el efecto bolsa y va muy bien con este color. El peinado y maquillaje suaves, otros aciertos.

Milly Quezada, en un azul oscuro súper elegante.

Con un guiño al maximalismo, Natalia Jimenez mostró un estilismo muy mexicano sobrecargado, con un vestido de corte asimétrico y que deja entre ver la piel, y un tocado floreado, bien étnico.

Natalia Jimenez llevó un estilo maximalista más recargado (EFE/EPA/NINA PROMMER).

El ejemplo masculino: el Puma Rodríguez, con un traje azul entallado combinado con una camisa blanca y gemelos. El veredicto: fue a lo seguro y ¡no se equivocó!

Mirá también

Equipo rojo

¿Quiénes coincidieron en esta consigna? Thalía, con un vestido asimétrico y con un híper tajo, en una textura vinílica. Los agregados al look: stilettos negros, que podrían haberse reemplazado por otro tono, y un makeup, con los pómulos muy remarcados.

Thalía, a puro rojo (Photo by Eric Jamison/Invision/AP).

Una textura similar eligió Ana Brenda Contreras. Su look: un vestido con una manga asimétrica y con una cola en el lateral opuesto. Los aros en línea vertical y el recogido, dos puntos bien logrados.

También, Chiquinquira Delgado, con un vestido sobrecargado, que incluyó capas y volados de tul y gasa, y la cintura marcada. El cabello recogido y el makeup, los puntos para destacar.

Ana Brenda Contreras desstacó su silueta (EFE/EPA/NINA PROMMER).

Mirá también

Chiquinquira Delgado, volados, capas de telas en gasas y tules (EFE/EPA/NINA PROMMER).

Valeria Parodi es asesora de imagen y directora de Academia de Asesores.

Mirá también

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *