Dos partidos clave que la deuda deberá ganar para evitar el default

El presidente electo, Alberto Fernández, tendrá un “fixture” cargado de partidos importantes en diciembre, porque vencerán varios títulos denominados en dólares, en especial los días 28 y 31, cuando el país debería pagar los AC17 y Discounts, respectivamente, para no caer en un default más amplio que el actual. Antes, aparecen vencimientos de bonos y letras con…

Dos partidos clave que la deuda deberá ganar para evitar el default

El presidente electo, Alberto Fernández, tendrá un “fixture” cargado de partidos importantes en diciembre, porque vencerán varios títulos denominados en dólares, en especial los días 28 y 31, cuando el país debería pagar los AC17 y Discounts, respectivamente, para no caer en un default más amplio que el actual.

Antes, aparecen vencimientos de bonos y letras con ley local, los cuales son el mayor problema del frente financiero, advirtió la consultora Delphos Investment en su informe diario.

“¿Pagarán o no pagarán los cupones posteriores al 10 de diciembre? Es el disparador futuro para cualquier intento de recuperación de precios. Mientras tanto a sufrir con los rumores del Gabinete y la parte ‘caliente’ de la transición de gobierno“, escribió Delphos.

Los bonos soberanos en dólares operan con una paridad menor al 40% y los inversores están ansiosos por conocer qué tiene en mente Alberto Fernández para resolver el problema de la deuda con privados.

Uno de los nombres que más sonó en los últimos días fue el de Martín Guzmán, un economista argentino con amplia trayectoria académica que podría ocupar un puesto clave en el ministerio de Hacienda, quizás en la secretaría de Finanzas, o en un comité renegociador de la deuda cuya cabeza más visible sería Guillermo Nielsen.

La idea central de Guzmán, expresada semana atrás en una exposición en Naciones Unidas, radica en una negociación amistosa que suponga el no pago de capital e intereses por dos o tres años. 

De ese modo, se evitaría un default en diciembre próximo y se lograría alcanzar un acuerdo con los acreedores, a más tardar, en marzo de 2020.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *