Destrucción de pruebas sobre abusos sexuales en la Iglesia: “Se pretendió ocultar actos terribles”

Reinhard Marx, presidente de la Conferencia Episcopal Alemana, contó que se pretendió ocultar “actos terribles” y encubrir a los responsables La Iglesia católica destruyó archivos sobre los autores de abusos sexuales, reconoció este sábado el cardenal alemán Reinhard Marx durante la tercera jornada de la histórica cumbre en el Vaticano sobre la lucha contra la…

Destrucción de pruebas sobre abusos sexuales en la Iglesia: “Se pretendió ocultar actos terribles”

Reinhard Marx, presidente
de la Conferencia Episcopal Alemana, contó que se pretendió ocultar “actos
terribles” y encubrir a los responsables

La Iglesia católica destruyó archivos sobre los autores de
abusos sexuales, reconoció este sábado el cardenal alemán Reinhard Marx durante
la tercera jornada de la histórica cumbre en el Vaticano sobre la lucha contra
la pederastia.

“Los archivos que hubieran podido documentar estos
actos terribles e indicar el nombre de los responsables fueron destruidos o no
se llegaron a crear”, declaró el presidente de la Conferencia Episcopal
Alemana.

“El abuso sexual de niños y jóvenes se debe, en una
parte no insignificante, al abuso de poder de la administración”, aseguró
el cardenal alemán en su intervención ante los asistentes a la cumbre. Entre ellos
hay 114 presidentes de conferencias episcopales de todo el mundo, convocados
para hablar también del silencio y el encubrimiento de la pederastia por parte
la jerarquía de la Iglesia.

“En lugar de castigar a los culpables, fueron las
víctimas las que fueron reprendidas y silenciadas”, lamentó.

“Los procedimientos y trámites fijados para perseguir
esos delitos fueron deliberadamente ignorados, e incluso borrados o
anulados”, insistió.

“De hecho, los derechos de las víctimas fueron
pisoteados y dejados al libre albedrío de individuos”, denunció el
cardenal Marx.

El purpurado alemán, conocido por sus posiciones
progresistas, criticó que el “secreto pontificio” sea presentado a menudo
como una justificación por la Iglesia y peor aún en casos como el de los abusos
sexuales perpetrados por curas.

El cardenal pidió una mayor transparencia sobre los juicios
que lleva a cabo la Iglesia y exigió que se divulguen el número de casos examinados
por los tribunales eclesiásticos y detalles sobre los mismos.