Cristina pidió que la Corte intervenga en la causa que involucra a Stornelli

La senadora del Frente para la Victoria Cristina Kirchner presentó esta tarde una cuestión de privilegio contra la Corte Suprema de Justicia por considerar que debe intervenir en la causa que involucra al falso abogado Marcelo D’Alessio y el fiscal federal Carlos Stornelli porque implica, según dijo, a la Embajada de Estados Unidos.  La ex…

Cristina pidió que la Corte intervenga en la causa que involucra a Stornelli

La senadora del Frente para la Victoria Cristina Kirchner presentó esta tarde una cuestión de privilegio contra la Corte Suprema de Justicia por considerar que debe intervenir en la causa que involucra al falso abogado Marcelo D’Alessio y el fiscal federal Carlos Stornelli porque implica, según dijo, a la Embajada de Estados Unidos

La ex presidenta señaló que “debería ser la Corte Suprema la que intervenga” en esa causa porque “desde la propia sentencia del juez” Alejo Ramos Padilla “se puede colegir la actuación de una embajada extranjera en esta cuestión”.

La senadora también vinculó a D’Alessio con las causas judiciales en su contra; denunció “una trama judicial” y disparó: “Esta senadora de la Nación, ex presidenta de la República elegida dos veces por el voto popular, ni siquiera tiene las garantías que tiene cualquier ciudadano común de este país”.

“En la Argentina siempre tenemos una capacidad para ir un poquito más allá que lo que hay en otras partes. Conocíamos el Lava Jato, la articulación de lo mediático, de lo político, pero en la Argentina le agregaron algo más. Además de armar operaciones políticas para dejar afuera a los dirigentes de la oposición (…) los funcionarios judiciales se dedicaron a hacer negocios y extorsionar a la gente. El argentino y los argentinos tenemos una creatividad reconocida por todo el mundo, hemos refundado también el law faire. Le hemos agregado la extorsión, la recaudación por parte de funcionarios judiciales”, afirmó.

Al fundamentar la cuestión de privilegio para la intervención de la Corte, la ex presidenta afirmó que “cuando hay una cuestión en la cual está involucrado o podría estar involucrada una Embajada extranjera la Corte tiene competencia originaria y exclusiva”.

La Embajada norteamericana no contestó aún las consultas del juez Ramos Padilla acerca de la veracidad de las chapas identificatorias y credenciales de la agencia de seguridad de Estados Unidos de Norteamérica en poder de D´Alessio, además de documentación sobre el estado patrimonial de Etcheves y el de sus hijos, que viven en Estados Unidos, redactada en inglés.

La causa

Ramos Padilla investiga una presunta extorsión llevada adelante por D’Alessio y denunciada por el empresario Pedro Etchebest.

Según la investigación, el empresario era extorsionado para evitar consecuencias penales en el marco de la investigación a cargo del fiscal federal Stornelli y el juez Claudio Bonadío, surgida a partir de la aparición de fotocopias de cuadernos supuestamente escritos por el chofer Oscar Centeno, donde se investiga el pago de coimas en la obra pública.

El productor agropecuario creyó en el relato de D’Alessio porque “tenía una relación de cercanía” con Stornelli.

Una de las últimas novedades en la causa fue incorporada a principios de semana, con una serie de conversaciones por Whatsapp con las que el juez concluye que D’alessio estaba “al servicio” del fiscal Stornelli.

“Se insiste, teniendo en cuenta el rol que cada uno tenía en esta relación en la que el fiscal le solicitaba información, investigaciones y tareas especiales –no ya a través de oficios judiciales sino a través de mensajes de WhatsApp- y Marcelo D´Alessio se hallaba a su servicio cumpliendo con esta función a la perfección”, describe el juez Ramos Padilla en la resolución en la que concluyó que existió un “plan extorsivo pergeñado por D’Alessio”.

Además, el magistrado resaltó que lo que “importa seguir investigando” son las distintas “investigaciones y espionajes que le reclamaba el fiscal a D´Alessio a quien consideraba un servicio de inteligencia de los Estados Unidos y a quien le pedía ‘merca’ (información), le solicitaba ‘investigaciones paralelas’ o ‘extraoficiales’ y hasta operaciones de espionaje para perjudicar a abogados que lo incomodaban”.

“Como ya se ha dicho, D´Alessio no era un simple extorsionador u operador judicial que habría girado a un fiscal descuidado, sino alguien que se presentaba como agente de la DEA y se ponía al servicio del fiscal para realizar tareas de investigación y espionaje“, finalizó el juez.