Netanyahu advierte que seguirán los ataques a Siria

El primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, aseguró al presidente ruso, Vladimir Putin, que su país seguirá atacando objetivos iraníes en Siria para evitar que “se atrinchere militarmente” en ese país. “La mayor amenaza a la estabilidad y la seguridad en nuestra región proviene de Irán y sus aliados”, dijo Netanyahu a Putin al inicio de…

Netanyahu advierte que seguirán los ataques a Siria

El primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, aseguró al presidente ruso, Vladimir Putin, que su país seguirá atacando objetivos iraníes en Siria para evitar que “se atrinchere militarmente” en ese país. “La mayor amenaza a la estabilidad y la seguridad en nuestra región proviene de Irán y sus aliados”, dijo Netanyahu a Putin al inicio de su reunión, en alusión a la milicia chiita Hezbollah y a Hamas.

“Estamos decididos a continuar nuestra vigorosa acción contra los intentos de Irán, que aboga por nuestra destrucción, de atrincherarse militarmente en Siria“, añadió el primer ministro israelí, quien no recibió una respuesta por parte de Putin ante las cámaras que transmitían las palabras iniciales de ambos.

Rusia es el principal aliado del Gobierno sirio de Bashar al Assad junto a Irán, que considera legítima su presencia en Siria, ya que fue solicitada por el propio presidente del país árabe.

La presencia de Irán en Siria también preocupa a EEUU, pero Teherán insiste en que permanecerá en el país mientras así lo quiera Al Assad, quien visitó esta semana Irán, donde agradeció el apoyo y abogó por estrechar aún más los lazos, también económicos.

Los dos mandatarios se reunieron en el Kremlin después de aplazar “por mutuo acuerdo” el encuentro que estaba previsto inicialmente el pasado día 21, tras las informaciones en Israel de que uno de los rivales de Netanyahu iba a crear una alianza que amenazaría sus posibilidades de ser reelegido en las elecciones de abril próximo, reportó la agencia de noticias EFE. Putin y Netanyahu han mantenido encuentros en once ocasiones desde septiembre de 2015, cuando Rusia se involucró militarmente en el conflicto sirio.