Trump ofrecerá a Kim sellar un acuerdo de paz para desmantelar su arsenal nuclear

El presidente estadounidense, Donald Trump, y el líder norcoreano, Kim Jong-un, concluirán hoy en Vietnam su segunda cumbre con el eje puesto en el desarrollo de armas nucleares. Trump, que busca una victoria en política exterior que mitigue numerosos problemas políticos y legales que enfrenta en Estados Unidos, cree que puede hacer historia con Corea…

Trump ofrecerá a Kim sellar un acuerdo de paz para desmantelar su arsenal nuclear

El presidente estadounidense, Donald Trump, y el líder norcoreano, Kim Jong-un, concluirán hoy en Vietnam su segunda cumbre con el eje puesto en el desarrollo de armas nucleares. Trump, que busca una victoria en política exterior que mitigue numerosos problemas políticos y legales que enfrenta en Estados Unidos, cree que puede hacer historia con Corea del Norte y afirmó que el primer ministro de Japón ya lo ha nominado como candidato a ganar el Premio Nobel de la Paz.

Para convencerlo de que desmantele su programa atómico, se cree que Trump ofrecerá a Kim firmar una declaración formal de paz -aunque quizás no un tratado formal- que ponga fin, aunque sea simbólico, a la inacabada Guerra de Corea. Al mismo tiempo, el mandatario estadounidense está bajo gran presión para extraer concesiones sustanciales de parte de Kim, quien hasta ahora mostró poca disposición a deshacerse de su arsenal atómico.

El canciller chino, Wang Yi, dijo ayer que la reunión en Hanoi podría ser “un paso importante hacia la desnuclearización de la península de Corea. Sin embargo, Washington y Pyongyang ni siquiera están de acuerdo en qué consiste exactamente la desnuclearización. Corea del Norte lleva más de un año sin hacer pruebas nucleares ni lanzamientos de misiles, pero según la ONU ha continuado con el desarrollo de sus arsenales atómicos.

Muchos analistas ven probable que Corea del Norte se comprometa a inutilizar su centro de investigación nuclear de Yongbyon, el lugar en el que el régimen totalitario ha fabricado el combustible para las seis bombas atómicas que ha probado hasta la fecha, a cambio de incentivos estadounidenses, como el levantamiento de sanciones.

El hotel tiene un búnker en el que se refugiaron Jane Fonda y Joan Baez de un bombardeo de EE.UU.

También se espera que Estados Unidos y Corea del Norte establezcan oficinas “de enlace” en sus respectivas capitales, un primer paso en el camino para iniciar relaciones diplomáticas.

En la previa, gestos de distensión

Con gestos cálidos, mensajes optimistas y una distendida cena se realizó la previa a las dos reuniones entre los mandatarios. Trump predijo una cumbre “muy exitosa” y manifestó su “honor” de reunirse con el “gran líder” Kim, luego de que ambos estrecharan sus manos e intercambiaran sonrisas en el lujoso hotel Sofitel Legend Metropole de la ciudad de Hanoi, ocho meses después de su primera e histórica cumbre de junio pasado en Singapur.

Kim, por su parte, dijo que la nueva cumbre era resultado de una “valiente decisión política” de Trump, y agregó que desde el encuentro en Singapur hubo “mucha reflexión, esfuerzo y paciencia” y que esperaba que esta segunda reunión tuviera “un resultado que sea bienvenido por todos”.

Trump reiteró que Corea del Norte tiene un “tremendo potencial económico” y que ha habido “mucho progreso” en las relaciones entre sus países, que son enemigos históricos y que siguen técnicamente en guerra desde que la Guerra de Corea (1950-1953) terminó con un armisticio y no con un tratado de paz.

Los mandatarios hicieron sus breves comentarios a periodistas luego de saludarse de pie delante de una hilera de banderas estadounidenses y norcoreanas.