El consumo masivo en supermercados cayó otro 4%

Por la suba de precios en productos de consumo masivo y la fuerte caída del poder adquisitivo, las ventas de los hipermercados cayeron nada menos que un 4% promedio en febrero, en la comparación interanual, un derrumbe mayor al de los meses previos. Desde el sector del retail adelantaron el dato mensual que relevan los…

El consumo masivo en supermercados cayó otro 4%

Por la suba de precios en productos de consumo masivo y la fuerte caída del poder adquisitivo, las ventas de los hipermercados cayeron nada menos que un 4% promedio en febrero, en la comparación interanual, un derrumbe mayor al de los meses previos.

Desde el sector del retail adelantaron el dato mensual que relevan los propios empresarios, y apuntaron a BAE Negocios que la caída que se está viendo este mes es ocasionada por una recesión que -según las grandes cadenas- “ya no se puede sostener ni con promociones, bonificaciones ni pagos financiados en muchos casos”. Más aún, se observa un escenario con nuevos despidos en bocas comerciales para 2019. El plan de Precios Cuidados se renovó hasta el 6 de mayo, aunque su escasez en las góndolas es notoria, y según las fuentes, “no mueve la aguja para nada”.

Precios Cuidados se renovó hasta el 6 de mayo, aunque su escasez en las góndolas es notoria

En casi todos los segmentos de los productos se observaron bajas en las ventas, y aunque la situación de los alimentos es la más preocupante, los artículos de limpieza son los que tienen una gran retracción, con descensos de más del 6 por ciento. A comienzos del mes, diversos empresarios de la alimentación comenzaron a informar aumentos de hasta 12% a hipermercados, supermercados provinciales, autoservicios, almacenes y centros mayoristas.

La decisión de las empresas industriales nucleadas en la Coordinadora alimenticia Copal desairaron nuevamente al ministro de Producción y Trabajo, Dante Sica, quien se aventuró a señalar que “en los próximos meses los precios se desacelerarán”. Además, en una política claramente especulativa que agrava el cuadro de situación, algunas empresas lácteas desabastecen al mercado de segundas marcas de leche fluida, por lo que los consumidores se ven obligados a comprar las marcas más caras, ante los controles insuficientes del gobierno.

Tanto en bocas de la Capital Federal como de diversos municipios del conurbano, se siguen observando carteles en los que la excusa perfecta son las inundaciones para especular con la escasez de leche y los precios. “Por razones climáticas, que afectan al Litoral y a la provincia de Santa Fe, la disponibilidad de leche en nuestras góndolas puede verse disminuida”, expresan carteles en locales de Carrefour Express, por ejemplo en Bernal, Quilmes y Wilde.

En algunos casos, la venta es racionada y se limita a 3 litros por consumo familiar diario. Claro que primero se deberán encontrar las marcas más económicas, que por lo general a las 10 de la mañana, ya no están más en las góndolas. Analistas de Ecolatina consideraron recientemente que habrá dinámicas diferentes del consumo y cambios de tendencias dentro de esta caída.