“Me gusta abordar temas que están fuera de la historia oficial”

“La Piel no Olvida” es la nueva novela de la escritora Fernanda Pérez, quien desde Córdoba dialogó con BAE Negocios. —¿Cómo selecciona los períodos históricos que quiere desarrollar?—Habitualmente empiezo a construir una novela desde la ficción, sobre todo a partir de la construcción de determinados personajes. Por esa razón es que los contextos históricos llegan…

“Me gusta abordar temas que están fuera de la historia oficial”

“La Piel no Olvida” es la nueva novela de la escritora Fernanda Pérez, quien desde Córdoba dialogó con BAE Negocios.

—¿Cómo selecciona los períodos históricos que quiere desarrollar?

—Habitualmente empiezo a construir una novela desde la ficción, sobre todo a partir de la construcción de determinados personajes. Por esa razón es que los contextos históricos llegan después, un poco a disposición de lo que necesita el relato. Siempre digo que la historia me encuentra en medio del proceso creativo. Además, tengo cierta inclinación por abordar temas, contextos, hechos y personajes que no están demasiado presentes en la “historia oficial”.

—¿Le llevan mucho tiempo de investigación?

—En mi caso la investigación histórica pasa por varias etapas. Una que es claramente de aproximación al hecho en cuestión (mucha lectura de libros, documentos, archivos, diarios de la época). Con esa bagaje inicial ya empiezo a trabajar en la ficción. Luego hay una etapa que tiene que ver con la interpretación de los datos y de qué manera esos hechos repercuten y afectan la vida de mis personajes. Y luego viene el período de los detalles, ese pulido que me lleva a profundizar en determinados aspectos. En esta instancia me gusta más trabajar con peritos, entrevistas a fuentes, historiadores. Es quizás la parte más rica del proceso de investigación.

—¿Por qué eligió escribir una novela coral?

—No es algo que elegí. En realidad me gusta descentralizar el protagonismo, que convivan varios personajes principales y secundarios y que entre todos -y a partir de la mirada y perspectiva de cada uno de ellos- se vaya construyendo la trama con esas piezas que ellos van a aportando.

—Estas mujeres rompen los moldes de su época. ¿Era algo sobre lo que te interesaba escribir?

—En esta novela no todas las mujeres rompen moldes, de hecho Magdalena, la protagonista, permanece bastante atada a las imposiciones de la época. Lo único que la saca de ese lugar es esa pasión irracional y desmedida que siente por Dimas. En el caso de Lucrecia, su amiga, es algo así como su contrapunto. Y desde ese lugar fui trazando una joven más moderna, con ideas avanzadas que reflejara esa impronta feminista que hubo en nuestro país en la década de 1920.

—¿Alguna de ellas es su preferida?

—Habitualmente voy creando personajes que por alguna razón me interesan. Quizá Lucrecia es una criatura literaria que genera más empatía entre los lectores, está más cerca de la heroína convencional. Pero yo tengo predilección por Magdalena, me parece más real y humana. Es vital, controvertida.Tiene algo fascinante.

—¿Por qué La piel no olvida? ¿Hasta donde puede llegar la pasión?

—La memoria de la piel tiene mucho que ver con la memoria de los sentidos. Un aroma, un roce, un sabor, puede llevar a la memoria emocional a lugares muy profundos. En el caso de esta novela, la piel sí juega con lo pasional. Entre los protagonistas -Dimas y Magdalena- hay una atracción muy fuerte, no me atrevería a decir que se trata de una clásica historia de amor. Y cuando se distancian el odio, el dolor, el rencor genera entre ellos un muro infranqueable. Sin embargo, al reencontrarse – y aunque se resistan- hay algo muy poderoso que los une.

—¿Los personajes masculinos son más difíciles de escribir?

—A la hora de escribir, es lo mismo trabajar sobre personajes femeninos y masculinos. Todos son complejos, no hay diferencia. A mí me gusta meterme en ese mundo interior de los personajes cualquiera sea su género, bucear en ellos, profundizar en sus sentimientos, en su forma de hablar, en su lenguaje.

—¿Cuál es el rol de la literatura?

—La literatura es una expresión vital de todo ser humano y de toda sociedad. Viene desde esas voces ancestrales, de esos relatos orales que nos constituyeron como personas, como seres integrados a una cultura y grupo social. Seguramente cada persona ingresa a la literatura por caminos diferentes y también la transita por caminos diferentes. Para mí es algo que me define e identifica. Amo leer, amo escribir, amo experimentar con la palabra, amo narrar.

—¿Cuándo se dio cuenta de que quería ser escritora?

—Vengo de una familia en la que todos tenían algo de escritor, por lo que no se trataba de una vocación o elección extraña. De hecho escribí siempre, desde pequeña. Cuando tenía 14 años editamos con mi papá un libro muy casero con poemas de ambos. Algo hermoso, algo que seguramente definió esta vocación. Después me dediqué al periodismo gráfico, por lo que escribir se volvió un oficio. Y años después los talleres de escritura me abrieron la cabeza al universo literario, con sus lecturas, escrituras, correcciones y críticas.

—¿Tiene una rutina para escribir?

—No, trabajo bastante por lo que es difícil establecer una rutina rígida. Sí prefiero escribir por la mañana o por la tarde, no a la noche.

—¿Qué le gustaría que el lector encuentre en esta novela?

—Algo que lo conmueva, que lo movilice. Es una historia de una región y de un sector social un tanto olvidado. La vida de todos aquellos que trabajaron en los pueblos fundados por la compañía de La Forestal, dan cuenta de los sacrificios, luchas obreras, levantamientos y huelgas que marcaron toda una época. Por otra parte, deseo que la novela llegue al corazón de quien la lea y que se le quede en la piel, para que no la olvide.

Título: La Piel no Olvida

Autora: Fernanda Pérez

Precio: $699

Editorial: Suma de Letras

Páginas: 480