Todos le soltaron la mano a Ricardo Centurión en Racing

Cuando el conflicto entre Eduardo Coudet y Ricardo Centurión estalló, el presidente Víctor Blanco respiró profundo como previendo lo que vendría. En el vestuario del Monumental, luego de la dolorosa derrota por 2-0, el mandamás académico escuchó de boca del entrenador que no quería contar más con el díscolo mediocampista de 26 años. “Hay que dejar…

Todos le soltaron la mano a Ricardo Centurión en Racing

Cuando el conflicto entre Eduardo Coudet y Ricardo Centurión estalló, el presidente Víctor Blanco respiró profundo como previendo lo que vendría. En el vestuario del Monumental, luego de la dolorosa derrota por 2-0, el mandamás académico escuchó de boca del entrenador que no quería contar más con el díscolo mediocampista de 26 años. “Hay que dejar pasar unos días y se soluciona”, le dijo, confiado, Blanco a sus allegados en ese momento.

Mirá también

Newsletters Clarín

Lo que tenés que saber hoy | Las noticias más importantes del día para leer en diez minutos

De lunes a viernes por la mañana.

Recibir newsletter

Pero el tiempo pasó y la solución nunca llegó. El Chacho se mantuvo firme en su postura: “Conmigo no juega más”. Así, Blanco tuvo que mediar entre la decisión del técnico y la intención del mánager Diego Alberto Milito de acercar a las partes y lograr la paz para que el futbolista se reincorpore a los entrenamientos. El Príncipe pensaba en lo deportivo: consideraba que Centu era indispensable para lograr la Superliga. Blanco, en tanto, miraba lo económico: entendía (aún lo sostiene) que era uno de los activos más importantes de la institución.

El plantel, a través de sus referentes, se mantuvo al margen en un primer momento. Algunos entendieron y aceptaron la determinación de Coudet y otros la consideraron excesiva. Hasta que sucedió el abrazo de Licha López con Coudet durante el partido contra Godoy Cruz. Fue un punto de quiebre, una imagen potente. Y algo más: Centurión encontró un recibimiento frío de sus compañeros cuando apareció de visita en un entrenamiento la semana pasada. 

Mirá también

Las reiteradas apariciones de Centurión en las redes sociales provocaron el malestar de los dirigentes. “En vez de calmar la situación le pone más leña al fuego”, dijeron indignados. La carta documento que le envió el futbolista a Racing -que finalmente llegó a la sede este jueves a la mañana- fue la gota que colmó la paciencia de los directivos. Algo similar le ocurrió a los hinchas. 

“Coudet no quiere ni recibir a Centurión, que está muy mal de ánimo”, declaró el representante del jugador Junior Mazzoni, en Fox Sports Radio. Y siguió: “Esta es una penitencia larga. El jugador ya pidió disculpas y no va a volver a entrenarse hasta que no se aclare su situación. Un club brasileño ofreció 500 mil dólares por un préstamo y ni lo analizaron. Quieren descapitalizarlo, parece. Centurión lo que menos quiere es hacerle daño a Racing”. 

Desmiento cualquier tipo de información que esté dando vuelta, sobre mi futuro voy a esperar hasta fin de torneo mi actual club es racing saludos ?

— ricardo adrian centurion 10 (@rickcenturion) February 27, 2019

El último en hartarse con Centurión fue el propio Diego Milito. El mánager fue quien más lo bancó y hasta públicamente confesó sentir un cariño especial por el futbolista: juntos lograron el título en 2014 con Diego Cocca como entrenador. Pero los repetidos escándalos, los modos de actuar del futbolista, las fotos -comúnmente en ámbitos nocturnos- que circulan en las redes sociales y el clima que provocó el propio Centurión terminaron por vencer la paciencia de Milito. Lo definitivo fue la no presentación a la práctica de este jueves por la mañana con la Reserva, en el predio Tita Mattiussi.

Así, ya no hay marcha atrás: en Racing, todos le soltaron la mano a Centurión. Aunque el propio Centurión mucho hizo para llegar a esta situación.

JC​