“La grieta política lleva a políticas que profundizan la grieta económica”

“Advierto que en la sociedad hay una demanda fuerte de un cambio”, sostuvo el ex ministro de Economía, Roberto Lavagna, cuya figura creció exponencialmente en los últimos meses en las encuestas de cara a la próxima elección presidencial. “Yo no busqué una candidatura. La demanda está. Las dudas están sobre la capacidad de armar un espacio…

“La grieta política lleva a políticas que profundizan la grieta económica”

“Advierto que en la sociedad hay una demanda fuerte de un cambio”, sostuvo el ex ministro de Economía, Roberto Lavagna, cuya figura creció exponencialmente en los últimos meses en las encuestas de cara a la próxima elección presidencial. “Yo no busqué una candidatura. La demanda está. Las dudas están sobre la capacidad de armar un espacio con justicialistas, peronistas, radicales, socialistas, desarrollistas. Armar eso es complejo sobre todo cuando hay dos opositores que prefieren la grieta, este gran agujero aunque parte de los argentinos nos estemos cayendo en él”. 

En una extensa entrevista con Jorge Fontevecchia, Lavagna se refirió sobre el Presidente Mauricio Macri y su antecesora, Cristina Fernández de Kirchner. “Ambos tienen en el fondo una vocación por el todo”, sostuvo enfático e hizo referencia a la situación económica del país: “Argentina lleva ocho años de estancamiento absoluto, de una caía en términos del ingreso per cápita de los argentinos que lleva a que el nivel de ingreso sea igual al del 2007. Esto, en un mundo que sigue caminando y avanzando mientras nuestros país sigue estancado”. 

Lavagna aseguró que para salir de esta situación de estancanmiento se deberá atravesar un camino muy largo porque el país tiene “un sistema educativo no solo deteriorado sino que cada vez es más desigual; y la ley importa muy poco, porque la justicia llega tarde y con intervenciones”. 

“Salgamos de este querido país que está en situación de estancamieto muy larga, de un país de un sistema  educativo y de salud no solamente estancados si no cada vez más desiguales entre los sectores sociales, salgamos de un país en el que la ley importa relativamente poco. Salgamos de un país donde de un lado hay pseudomarquetineros y del otro, pseudoideólogos que no hablan entre sí. Yo creo que este es  un momento en el cual definamos un programa de progreso, de orden, de paz, de justicia social. Me parece que eso es lo que la población argentina quiere y tiene derecho a demandar”, concluyó.