La hija del presidente de Huawei demanda a Canadá por su detención

La hija del fundador de Huawei, Meng Wanzhou, demanda a Canadá. Alega en su presentación que la Agencia de Servicios Fronterizos de Canadá, la Policía Montada y el Gobierno canadiense violaron sus derechos constitucionales cuando fue arrestada e interrogada en Vancouver el 1 de diciembre pasado. La demanda fue presentada el mismo día que el Ministerio…

La hija del presidente de Huawei demanda a Canadá por su detención

La hija del fundador de Huawei, Meng Wanzhou, demanda a Canadá. Alega en su presentación que la Agencia de Servicios Fronterizos de Canadá, la Policía Montada y el Gobierno canadiense violaron sus derechos constitucionales cuando fue arrestada e interrogada en Vancouver el 1 de diciembre pasado.

La demanda fue presentada el mismo día que el Ministerio de Justicia de Canadá aprobó la tramitación de su proceso de extradición a Estados Unidos. Las autoridades estadounidenses acusan a Huawei, dos compañías afiliadas y a Meng Wanzhou, de trece cargos de fraude y conspiración para saltarse las sanciones a Irán.

Meng fue detenida cuando hizo escala en Vancouver de camino a México. Meng fue retenida de forma intencionada con la excusa de una comprobación rutinaria. La Policía canadiense se apropió de dos teléfonos móviles, un iPad y un ordenador de Meng y solicitó las contraseñas con las que accedieron a su contenido.

Wanzhou, que se encuentra en libertad bajo fianza y tiene prohibido abandonar su mansión en Vancouver, tiene previsto comparecer el próximo 6 de marzo ante el Tribunal Supremo de la provincia de Columbia Británica para iniciar el proceso de extradición.

El arresto de Meng ha causado una grave crisis en las relaciones entre Canadá y China.Tras el arresto de Wanzhou en Canadá, China detuvo el 10 de diciembre de 2018 a dos canadienses, el diplomático Michael Kovrig y el empresario Michael Spavor, bajo la acusación de poner en peligro la seguridad nacional china.La agencia oficial de noticias de China, Xinhua, señaló que las autoridades chinas consideran que Kovrig robó secretos estatales con la ayuda de Spavor.