Se paraliza la reposición por la inestabilidad de las listas de referencia

La inestabilidad cambiaria generó un efecto inmediato: los insumos para la producción quedaron sin precios, desaparecieron de la oferta o se vendió sin valor de remito, a la espera de la fijación del dólar. De este modo, la escasa actividad manufacturera e incluso el comercio puso el freno de mano ante la mesura de los…

Se paraliza la reposición por la inestabilidad de las listas de referencia

La inestabilidad cambiaria generó un efecto inmediato: los insumos para la producción quedaron sin precios, desaparecieron de la oferta o se vendió sin valor de remito, a la espera de la fijación del dólar. De este modo, la escasa actividad manufacturera e incluso el comercio puso el freno de mano ante la mesura de los proveedores que salieron de mercado.

Fuentes industriales consultadas por BAE Negocios confirmaron la ausencia de listas de precios luego de la alarma generada por la incipiente devaluación del miércoles, y confirmada con la suba de la divisa norteamericana de ayer. “Está todo frenado. Si necesitás de manera irremediable mantener las máquinas encendidas, se paga un costo que nunca se sabe si será el real”, confió alarmado el dueño de una fábrica bonaerense.

Se vio una fuerte parálisis comercial para evitar mayores pérdidas en la recompra de insumos

Los empresarios admitieron que manejaban un escenario “complicado ante las variables que habían puesto al mercado en situación de tensión”. “No sabíamos cuándo, pero ya intuíamos que este dólar iba a tener un movimiento y como todos los costos están dolarizados, iba a impactar en los insumos”, sostuvo otra fuente de una empresa pyme.

Lo cierto es que la ausencia de precios en la reposición se tornó herramienta habitual para evitar perder terreno en el intercambio. Los industriales alertaron que este escenario profundizó el enfriamiento de la actividad porque prefirieron detener las pocas ventas para evitar la pérdida de rentabilidad total.

“No va a haber precios en los próximos días. Si se mantiene la incertidumbre, la recesión será tan profunda que pronosticar un horizonte de recuperación es, al menos, un desconocimiento profundo, que llevará a las pymes a la destrucción final”, se quejó otro dueño de fábrica.