Los árbitros, otra vez en el ojo de la tormenta, por sus fallos en la Superliga

No fue el mejor fin de semana para los arbitrajes del fútbol argentino. En Primera División, los jueces se equivocaron de manera grosera y en algunos casos influyeron en el resultado final de esos partidos. Tal es el caso de Germán Delfino, quien falló más de una vez en el clásico de La Plata y…

Los árbitros, otra vez en el ojo de la tormenta, por sus fallos en la Superliga

No fue el mejor fin de semana para los arbitrajes del fútbol argentino. En Primera División, los jueces se equivocaron de manera grosera y en algunos casos influyeron en el resultado final de esos partidos. Tal es el caso de Germán Delfino, quien falló más de una vez en el clásico de La Plata y le arruinó a Gimnasia el encuentro con una roja que no debía ser. Pero hubo más: Facundo Tello en Boca-San Lorenzo y Diego Abal en Atlético Tucumán-River también fueron protagonistas.

Mirá también

Newsletters Clarín

Lo que tenés que saber hoy | Las noticias más importantes del día para leer en diez minutos

De lunes a viernes por la mañana.

Recibir newsletter

El caso de Delfino es llamativo. Venía de ser parado por ignorar un claro penal para San Martín de Tucumán en el Monumental, en el cierre del partido que River ganó por 2-1, dos fechas atrás.

Pese a eso, fue incluido en el sorteo y aunque había salido designado para Belgrano-Patronato, Federico Beligoy, hombre que hoy maneja los árbitros en AFA, decidió ponerlo en el clásico platense y darle a Néstor Pitana, el otro que integraba la dupla del bolillero, la responsabilidad de un partido clave por el descenso como el que se jugaba en Córdoba.

Desde allí, todo comenzó torcido.

Mirá también

Ya en la cancha, este domingo, Delfino se mandó una tras otra. Algunas, finas de interpretación. Otras, groseras. La peor fue la expulsión de Lorenzo Faravelli, quien se tiró al suelo al choque con Gastón Fernández en una jugada, pero que no merecía la tarjeta roja. Ni cerca. El árbitro no opinó igual y dejó a Gimnasia con un hombre menos a los 28 minutos del primer tiempo.

Hasta entonces el partido se le estaba yendo de las manos. Mariano Pavone, en el inicio, le dio un codazo a Gonzalo Piovi y vio una amarilla que podría haber sido roja. Un rato después, el propio delantero del Pincha recibió uno igual de Víctor Ayala y el árbitro lo dejó pasar.

Después de la expulsión llegó también el episodio del Delfino con Hernán Indio Ortiz, DT de Gimnasia, a quien mandó al vestuario por un supuesto insulto que el entrenador negó hasta el cansancio.

“La mala actuación de Delfino fue determinante para que Estudiantes nos ganara. Es incomprensible que alguien que estaba parado sea premiado para dirigir este clásico”, argumentó Ortiz tras el clásico.

Y siguió: “El partido se terminó antes de la media hora, cuando Delfino expulsó a Faravelli. Y encima después me echó a mi, algo que me sucede por primera vez. Y cuando le pregunté al árbitro por qué lo hacía, me dijo que era porque había salido del perímetro destinado a los técnicos”.

El cierre del partido fue un concierto de patadas de ambos lados y en ese revoleo, Mateo Retegui, quien recién había ingresado en Estudiantes, se fue expulsado. Una vez finalizado el encuentro, Delfino también le mostró la roja a Alexis Martín Arias, quien fue a increparlo por su actuación. 

Así cerró Delfino una jornada pésima. Tanto es así que ya se habla de que podría ser parado nuevamente y no dirigiría en las tres fechas que restan de la Superliga. 

Habrá que ver qué sucederá también con Facundo Tello, quien generó la indignación de todo Boca en la goleada sobre San Lorenzo. 

Mirá también

El árbitro de ese encuentro vivió dos situaciones extrañas y con resoluciones particulares. Primero, la expulsión de Fernando Monetti. El arquero del Ciclón, al querer sacar del arco, cruzó de manera intencional a Ramón Ábila y vio la roja a instancia del línea Ariel Scime. Allí hubo un acierto. ¿Fue penal? No. O por lo menos eso decidió Tello, quien cobró una obstrucción del delantero, a quien encima amonestó. Ahí sí hubo polémica.

Mirá también

La segunda fue aún más extraña. Julio Buffarini tiró una rabona con el partido liquidado y los jugadores de San Lorenzo se le fueron encima. Se armó un tumulto, hubo algunos golpes y volaron un par de tarjetas amarillas. 

En cancha se vio que la primera de ellas fue para Buffarini por haber iniciado todo. La otra, para Ariel Rojas, quien en medio del lío tiró algún golpe.

Más tarde, el propio Tello aclaró que Buffa no fue amonestado y que la amarilla fue para Carlos Izquierdoz, quien se incorporó tarde al tumulto y que, según se observó en la transmisión, lo hizo para separar a sus compañeros. Extraña decisión.

Mirá también

Además, el árbitro tendría que haber expulsado a Damián Pérez en el primer tiempo y a Víctor Salazar en el segundo, ambos con doble amarilla, pero decidió no hacerlo.

En Tucumán también hubo lugar para polémicas. O mejor dicho, para groseros fallos arbitrales. Sólo así se puede calificar, por ejemplo, al penal que Abal no le dio a River en el inicio del partido. Mathías Abero tomó de la camiseta a Ignacio Scocco, quien se prestaba para definir frente al arco de Cristian Lucchetti, y el delantero se dejó caer. Siga siga para el juez.

“No veo agarrón, me tapa el defensor de Atlético Tucumán. Te veo caer sólo”, le dijo Abal a Nacho Scocco antes de empezar el segundo tiempo.

Sobre el cierre, una jugada más fina, también fue discutida, pero esta vez por los locales. Javier Pinola, queriendo tapar el remate de un rival, roza la pelota con la mano y con la cara. ¿Era penal? Los tucumanos creyeron que sí, aunque se trató puramente de interpretación. 

Mirá también

Hubo más en otras canchas. A Independiente le anularon un gol por un offside inexistente ante Aldosivi. Y en Santa Fe los de Colón quedaron muy calientes con el arbitraje de Jorge Baliño. Aunque les dio un penal con justicia, dicen que no expulsó a Lisandro López por una agresión. Sí hubo amarilla para el delantero de Racing.

Todas esas polémicas se suman a las clásicas que fecha tras fecha se dan en el Ascenso. Allí se repiten los fallos discutidos y las protestas de los clubes, que ya son muchísimas, por la repetición de algunas designaciones arbitrales en los partidos que juegan Deportivo Riestra y Barracas Central.