Cómo Argentina perdió a un karateca de oro que se hizo profesional porque se quedó sin sus becas

Hace cuatro años, Miguel Amargós conquistó la medalla de oro en los Juegos Panamericanos de Toronto 2015. Tras el festejo, comenzó a transitar el ciclo que esperaba culminar en Lima 2019, adonde debía defender el título. Seguramente hasta soñaba con estar presente en Tokio 2020, que marcará el debut olímpico de su deporte. Pero las…

Cómo Argentina perdió a un karateca de oro que se hizo profesional porque se quedó sin sus becas

Hace cuatro años, Miguel Amargós conquistó la medalla de oro en los Juegos Panamericanos de Toronto 2015. Tras el festejo, comenzó a transitar el ciclo que esperaba culminar en Lima 2019, adonde debía defender el título. Seguramente hasta soñaba con estar presente en Tokio 2020, que marcará el debut olímpico de su deporte. Pero las dificultades propias de la vida de un atleta amateur argentino lo llevaron a cambiar los planes. Porque luego de dejar de recibir las becas del Ente Nacional de Alto Rendimiento Deportivo y de la Secretaría de Deporte de la Nación, que eran su sostén económico, el karateca tucumano resolvió llevar su talento a una liga profesional. 

“Fue muy duro tomar esa decisión, pero no podía ser egoísta. El día que mi hijo Aquiles me llamó porque necesitaba unos botines para ir a jugar al fútbol y yo no tenía plata para comprárselos, acepté la propuesta que me había llegado de Karate Combat. Porque me da la chance de solventar mi carrera deportiva y darle un mejor futuro a él”, cuenta Amargós en charla telefónica con Clarín

Mirá también

Newsletters Clarín

Lo que tenés que saber hoy | Las noticias más importantes del día para leer en diez minutos

De lunes a viernes por la mañana.

Recibir newsletter

-¿Cómo te pusiste en contacto con la gente de Karate Combat?

A través de Brian Ramrup, un karateca estadounidense que está trabajando para la franquicia. Él me llamó en 2017, cuando todavía no se había disputado la primera temporada, me dijo que me veían potencial y me explicó cómo era el reglamento. Yo en ese momento estaba sexto o séptimo en el ranking y totalmente dedicado al deporte. Por la situación económica que está atravesando el país y por los recortes de las becas, al final decidí firmar el contrato que me ofrecieron, que es por 16 peleas.

“Fue duro tomar esta decisión pero no podía ser egoísta. Porque me da la chance darle un mejor futuro a mi hijo”, contó el tucumano. //Foto ENARD

-¿Fue una decisión basada sólo en lo económico?

Esa fue la principal razón por la que firmé. Pero la propuesta me cierra mucho también desde lo deportivo. Yo lo único que sé hacer es pelear y esto me da la oportunidad de seguir haciendo lo que amo. Además, esta es una franquicia de karate de contacto pleno y por eso doy con el perfil de atleta que ellos buscan. Soy un competidor muy agresivo y muy fuerte físicamente En el pasado, me han descalificado en peleas amateur por exceso de contacto. Ahora no me voy a tener que preocupar por pegar fuerte.

Mirá también

Amargós es uno de los mejores representantes del karate argentino. Entre sus resultados más destacados aparecen un bronce en el Panamericano de Buenos Aires 2013 y el oro en los Juegos Sudamericanos de Santiago 2014. Y tras su consagración en Toronto, comenzó a cobrar las becas de excelencia panamericana del ENARD y la Secretaría. Pero en abril de 2018, a poco más de un año para la cita continental de Lima, dejó de recibir la primera y a fines de año, la segunda.

Es que el requisito para asegurar la renovación de las becas era que debía conseguir una medalla en el Panamericano de la especialidad que se disputó en Curaçao, Brasil, en mayo de 2017. Y aunque tuvo una buena actuación -fue el mejor argentino del torneo y perdió el combate de semifinales en el último segundo y el choque por el bronce también por la mínima diferencia- el cuarto lugar que consiguió no alcanzó. 

En abril de 2018, Amargós dejó de recibir la beca del ENARD y a fin de año, la de la Secretaría. “Sin ese apoyo se hacía difícil seguir entrenando”, aseguró. //Foto ENARD

“Los resultados no se dieron como esperábamos. Habíamos apostado por el oro y no pudo ser. Esa fue la causa por la que no me renovaron las becas. Lamentablemente parece que ganar una medalla era la única manera de seguir con el apoyo. Porque no tuvieron en cuenta ni mi ubicación en el ranking mundial -estaba en el top 7 de mi categoría- ni las medallas que gané en la liga mundial”, explicó quien desde Toronto se subió a tres podios en el circuito internacional de la Federación Mundial de Karate (WKF por sus siglas en inglés).

Mirá también

Fue plata en al cita de Fortaleza, Brasil, en 2016; bronce en la de Rotterdam, Holanda, ese mismo año; y consiguió otro tercer puesto en Salzburgo, Austria, en 2018.

“Sin el apoyo que estaba recibiendo, se hacía muy complicado seguir entrenando como lo venía haciendo”, vuelve a reiterar el tucumano, que hoy está instalado en su ciudad natal junto a su hijo de 10 años, sus padres y sus hermanas, mientras se prepara para el debut en la franquicia.

“Las puertas del amateurismo siguen abiertas. El objetivo de clasificar a los Juegos Olímpicos quedará para París 2024”, se ilusionó el argentino. //Foto ENARD

Completamente enfocado en esta nueva etapa, Amargós asegura que no se arrepiente de la decisión que tomó. Aunque aclara que no renunció al sueño de ser olímpico algún día.

“Ahora estoy en el camino del profesionalismo buscando hacerme de un capital para poder sustentar mi carrera, mantener a mi familia y tal vez también ayudar a otros atletas que están luchando para llegar. Pero las puertas del deporte amateur están abiertas siempre. Todos en la Federación Argentina de Karate -desde el presidente hasta los entrenadores y los atletas- entendieron que ésta era la decisión correcta para mí en este momento. Y tengo una buena relación con ellos”, explicó quien en agosto cumplirá 28 años. 

Mirá también

Y se ilusionó: “Sé que tengo el potencial para regresar al amateurismo, volver a meterme en el top 10 del ranking mundial y clasificar a los Juegos Olímpicos. Ese objetivo quedará pendiente para París 2024”.

Una liga profesional que paga 5 mil dólares por pelea

Karate Combat es una franquicia profesional con base en Nueva York que tiene una estructura y organización similar a la famosa UFC, la mayor empresa de artes marciales mixtas del mundo. Amargós será uno de los peleadores para la segunda temporada de la liga, que celebra combates en diferentes lugares del mundo, como Hollywood, Miami, Las Vegas, Tokyo, Shanghai, Hungría y París.

Por cada pelea, un atleta cobra 5 mil dólares, pero los premios pueden incrementarse con los bonus. Un nocaut, por ejemplo, suma 15 mil extras a la bolsa.

Mirá también

Los combates son de tres rounds de tres minutos con un minuto de descanso entre cada uno -en amateurismo, la pausa es de tres minutos- y se pelea a contacto pleno. Por eso, el tucumano -que aún no tiene fecha ni rival confirmado para el debut- está trabajando muy duro pensando en su primera experiencia.

“Estoy preparándome físicamente y también de la cabeza para llegar de la manera más plena al debut. El entrenamiento psicológico que estamos haciendo es importante, porque esta es una franquicia de contacto pleno. Entonces hay que entrar a combatir sabiendo que puede haber una fractura de nariz o una lesión de ese tipo. Hay que aumentar la tolerancia al dolor. Por eso estamos haciendo mucho foco en la parte mental”, contó Amargós.