Netflix y Cannes continúan hablando tras el “divorcio”

Uno de los mayores divorcios de los últimos tiempos fue el que protagonizaron en 2018 Netflix y el Festival de Cannes, que terminó con que una película de la firma de streaming, Roma, terminase ganando el Festival de Venecia más innumerables premios alrededor del mundo, Oscar incluido. Roma tenía como destino la competencia de Cannes…

Netflix y Cannes continúan hablando tras el “divorcio”

Uno de los mayores divorcios de los últimos tiempos fue el que protagonizaron en 2018 Netflix y el Festival de Cannes, que terminó con que una película de la firma de streaming, Roma, terminase ganando el Festival de Venecia más innumerables premios alrededor del mundo, Oscar incluido. Roma tenía como destino la competencia de Cannes hasta que la presión de los exhibidores franceses hizo que la muestra dirigida por Thierry Frémaux no admitiera en competencia filmes que irían directo al SVOD. La polémica en realidad comenzó en 2017, cuando Ojka, el filme del coreano Bong Jon-hoo, competía y el presidente del jurado de entonces, Pedro Almodóvar, anunció que no se premiaría nada que fuera directo a streaming. La polémica creció hasta el divorcio en 2018.

Este año, se anunció que Netflix no presentará películas en Cannes, como sucedió el año pasado, aunque la revista Variety informa de modo exclusivo que aún siguen los acercamientos entre Ted Sarandos -CEO de Netflix– y Frémaux para zanjar diferencias. El asunto es un poco más espinoso y paradójico si se tiene en cuenta que, aunque no “presente” producciones propias en la muestra, Netflix fue el auténtico ganador porque logró comprar para distribución global gran parte de las películas que fueron premiadas en el evento, entre ellas la muy aclamada por la crítica Lazzaro Felice, producción italiana de Alice Rohrwacher. Es un poco por esa razón que Frémaux continúa con las tratativas: Cannes necesita hoy mucho más a Netflix que a la inversa. Y no solo en el mercado: la marca Netflix y su presencia global implican una caja de resonancia para los realizadores. Quizás el divorcio quede en el pasado, más allá de estas discusiones.