Después de 30 años en el poder, renunció el presidente de Kazajistán

El presidente de Kazajistán, Nursultan Nazarbayev, el primer y único mandatario de ese país desde su independencia de la Unión Soviética (URSS), renunció a su cargo luego de 30 años en el poder. “He tomado la decisión de poner fin al ejercicio de mis facultades como presidente”, dijo en un mensaje televisado el jefe de…

Después de 30 años en el poder, renunció el presidente de Kazajistán

El presidente de Kazajistán, Nursultan Nazarbayev, el primer y único mandatario de ese país desde su independencia de la Unión Soviética (URSS), renunció a su cargo luego de 30 años en el poder. “He tomado la decisión de poner fin al ejercicio de mis facultades como presidente”, dijo en un mensaje televisado el jefe de Gobierno, que convirtió a la ex república soviética en la locomotora de la región.

Sin embargo, sus métodos han sido cuestionados por organismos internacionales que han denunciado restricciones a la libertad de expresión así como el culto a su personalidad, reflejado en la Constitución del país, que le ha permitido -solo a él- ser reelegido indefinidamente.

“Este año (en julio) se cumplirán 30 años desde que ostento este alto cargo. El pueblo me dio la oportunidad de ser el primer presidente de un Kazajistán independiente”, comentó sentado en su despacho, informó la agencia de noticias EFE.

Mantuvo buenas relaciones con Rusia y China y estrechó lazos con países occidentales

La Presidencia será asumida provisionalmente por el presidente del Senado, Kazim-Zhomart Tokayev, según dicta la legislación y “después habrá elecciones”, agregó Nazarbayev, quien desde hoy ejercerá como jefe del Consejo de Seguridad del país, un órgano consultivo.

Nazarbayev, de 78 años, llegó al poder de la república soviética de Kazajistán en 1989 y, una vez proclamada la independencia en 1991, asumió la presidencia del país más grande de Asia Central. Fue reelegido en varias ocasiones desde entonces, la última en 2015, cuando logró más del 97% de los votos. En mayo de 2010 fue proclamado líder de la nación con inmunidad vitalicia, por lo que no puede ser detenido ni procesado por actos cometidos en activo o una vez deje el poder.

Nazarbayev, que también seguirá dirigiendo el partido oficialista Nur Otan, es el mandatario más respetado de todo el espacio postsoviético, ya que convirtió a su país en una de las locomotoras económicas de la región.