Lionel Messi, el capitán de la boca cerrada

El 30 de junio de 2018 Argentina fue eliminada por Francia en el Mundial de Rusia. El viernes, la Selección perdió 3-1 con Venezuela. Transcurrieron 268 días. Pasaron cosas. Y Messi no habló. Mirá también Puede decirse que Messi “habla cuando juega”, lo cual es cierto, pero hay motivos poderosos para exigirle su comparecencia ante…

Lionel Messi, el capitán de la boca cerrada

El 30 de junio de 2018 Argentina fue eliminada por Francia en el Mundial de Rusia. El viernes, la Selección perdió 3-1 con Venezuela. Transcurrieron 268 días. Pasaron cosas. Y Messi no habló.

Mirá también

Puede decirse que Messi “habla cuando juega”, lo cual es cierto, pero hay motivos poderosos para exigirle su comparecencia ante el público. Una es que, en tanto es el mejor jugador del mundo desde hace más de una década (incuestionable), no hay palabra más autorizada que la suya para hablar del juego. Sobre rendimiento, errores, falencias, virtudes, sistemas, compañeros, rivales, resultados, proyectos y todas las adyacencias.

Messi “habla cuando juega”, pero como capitán tiene responsabilidades que no cumple. (Foto: Maxi Failla/Enviado especial).

Newsletters Clarín

Mundo Messi | No le pierdas pisada al mejor jugador del planeta

Todas las semanas.

Recibir newsletter

La otra es que es el capitán de la Selección lo cual le confiere una responsabilidad y una investidura a la que Messi no hace honor con su silencio. ¿No tiene nada para decir el capitán de la Selección de todo lo que ocurrió en estos casi nueve meses? Messi es imprescindible en el juego. La capitanía supone, también, liderazgo y cabeza visible de sus compañeros, cualesquiera sean los jugadores que integren el grupo. Debe ser su portavoz, necesariamente.

Hubo una suerte de motín en Rusia. Hubo jugadores que anunciaron su retiro de la Selección. Hubo un técnico que saltó por el aire, otro interino ratificado luego, se creó la figura del Director General de Selecciones. Mascherano, Biglia, Sampaoli, Scaloni, Menotti. No se sabe qué piensa Messi, el capitán. 

Mirá también

Messi calla. Calla siempre. Comete un error político grave: si él no habla, deja que hablen los otros. Y en Argentina en general y en el fútbol en particular, habla cualquiera. No mide las consecuencias ni parece haber nadie que le recuerde su rol.

Mirá también

En tiempos mediáticos un crack mudo puede parecer menos crack. Habla, sí, después de cada partido de Barcelona. Ahí se lo ve, en los últimos tiempos, aún en el campo, con la camiseta de un rival al cuello y el banner publicitario detrás. Lo obliga el contrato del Barça con la TV. Sólo así.