“La inflación moderó la destrucción de empleo en 2018”

La destrucción de 191.000 empleos registrados y la incorporación de 415.000 desocupados en 2018 podría haber sido mayor de no haber sido por una especie de salvavidas de plomo: la inflación récord del 47,6% que hundió el salario real y, así, licuó los costos laborales de las empresas, que pudieron aguantar más que en otras…

“La inflación moderó la destrucción de empleo en 2018”

La destrucción de 191.000 empleos registrados y la incorporación de 415.000 desocupados en 2018 podría haber sido mayor de no haber sido por una especie de salvavidas de plomo: la inflación récord del 47,6% que hundió el salario real y, así, licuó los costos laborales de las empresas, que pudieron aguantar más que en otras recesiones de similar magnitud. De Guatemala a Guatepeor. Esa es la lectura del Idesa de los datos laborales que publicó el Indec la semana pasada. El instituto comparó la crisis del año pasado con la de 1995. Mientras que el año pasado la economía se hundió 4,6% entre abril y diciembre y el empleo asalariado privado cayó 1,6%, en el mismo lapso del 95 la actividad se contrajo 4,4% y la destrucción de puestos de trabajo llegó al 5,8%. La diferencia es que, convertibilidad mediante, en aquel entonces no había inflación y el poder adquisitivo se mantuvo.