Fuga de capitales: los dólares en el colchón y en el exterior totalizan casi u$s200.000 M

Según los cálculos del Indec, el flujo constante de la fuga de capitales llegó a completar un stock de u$s190.087 millones al cierre del 2018. Esa sería la cantidad de dólares que los argentinos tienen guardados en cuentas en el exterior o en sus colchones. Respecto al cierre del 2017, esa cantidad implicaría que durante…

Fuga de capitales: los dólares en el colchón y en el exterior totalizan casi u$s200.000 M

Según los cálculos del Indec, el flujo constante de la fuga de capitales llegó a completar un stock de u$s190.087 millones al cierre del 2018. Esa sería la cantidad de dólares que los argentinos tienen guardados en cuentas en el exterior o en sus colchones. Respecto al cierre del 2017, esa cantidad implicaría que durante el 2018 salieron, para la fuga, u$s23.748 millones para atesoramiento por fuera del sistema.

El director de Eco Go, Martín Vauthier, destacó que esos u$s190.087 millones equivalen a 58 años de inversión extranjera directa, es decir productiva, tal el ritmo que mostraron durante el 2018. Y dijo: “Esto es la consecuencia de décadas de tasas negativas y licuaciones de los ahorros de los argentinos: el pequeño ahorrista siempre compra dólares independientemente de la tasa”.

Y agregó: “Si de una vez por todas decidimos construir una moneda, en forma gradual estos más de u$s190.000 millones van a ir volviendo. En magnitud, este stock es equivalente a 58 años de Inversión Extranjera Directa al ritmo de 2018 (us$3.242 M en términos brutos). El potencial es enorme”.

Un informe de Proyecto Económico coincidió en que más allá de la tasa y del precio del dólar, la fuga continúa incesante: “Los manuales de economía suelen atribuir la salida de capitales por motivos financieros a la falta de estímulos al ahorro en pesos (tasas de interés) o a procesos de elevadas expectativas devaluatorias. No obstante, el 2018 y el 2019 han demostrado que la salida de capitales tiene componentes estructurales. El brusco salto cambiario y su limitado efecto sobre la Formación de Activos Externo de los argentinos (FAE), así como la absoluta ineficiencia para contener los capitales de cartera, los cuales mostraron sistemáticamente valores negativos, recién revertidos en febrero (u$s175 millones), dan cuenta de ello”.

La fuga de capitales sigue siendo una de las principales explicaciones de los desbalances externos. Durante el 2019 las consultoras privadas prevén que haya continuidad de la compra de dólares, en parte por las tensiones que suelen agregar los años electorales por la vía de las incertidumbres respecto al programa financiero del próximo Gobierno. Por otro lado, también juegan las dificultades oficiales para disciplinar la dinámica de precios y las altas obligaciones que genera el endeudamiento externo. Así es que en sus proyecciones más pesimistas, los privados llegan a prever atesoramiento por más de u$s20.000 M.