La brecha de la desigualdad se acelera al ritmo de la economía

A lo largo de la gestión Cambiemos la pobreza saltó alrededor de 6 puntos porcentuales, según las mediciones privadas. El salto al 32% durante el segundo semestre del 2018, publicado ayer por el Indec, quedó muy por encima del 26,9% estimado por los investigadores de la Universidad de San Martín, Daniel Schteingart, Guido Zack y…

La brecha de la desigualdad se acelera al ritmo de la economía

A lo largo de la gestión Cambiemos la pobreza saltó alrededor de 6 puntos porcentuales, según las mediciones privadas. El salto al 32% durante el segundo semestre del 2018, publicado ayer por el Indec, quedó muy por encima del 26,9% estimado por los investigadores de la Universidad de San Martín, Daniel Schteingart, Guido Zack y Fernando Favata para el último semestre del 2015. Y también del 27,3% que publicó el CESO para ese mismo momento. Sobre ese período no hay datos oficiales ya que coincidió con el apagón estadístico del inicio de la gestión del actual titular del Indec, Jorge Todesca.

Las recordadas declaraciones del presidente Mauricio Macri, cuando pidió que su gestión fuera evaluada a partir de la evolución futura de ese indicador, se dio al publicar los números del segundo trimestre del 2016, que mostraron una pobreza de 32,2%. Ese número ya incluía los efectos de la devaluación más tarifazo del inicio de la gestión Cambiemos, que se dio tras la salida del cepo cambiario y el inicio del reacomodamiento del precio de los servicios. El dato publicado ayer por el Indec casi empató esa medición.

Con todo, si bien no hay series comparables completas, Schteingart destacó que el 32% publicado ayer es el nivel semestral más alto desde el 2010, mientras que el 6,7% de indigencia es el más alto desde la crisis cambiaria de 2014.

Un dato fundamental publicado ayer por el Indec mostró que se ensanchó la brecha entre los ingresos de aquellos que están por debajo de la línea de la pobreza y la Canasta Básica misma. Es decir: que, en promedio, aquellos que terminaron el año pasado siendo pobres, ahora lo son más que antes y que su ingreso mensual está cada vez más lejos de salir a la superficie. Mientras durante el segundo semestre del 2017 la brecha promedio entre la línea de pobreza y sus ingresos era de 35,5%, en el segundo semestre del año pasado pasó a 38,9%.