Mueve el Central e incentiva a pagar más por plazos fijos

Después de que el dólar tocara los $45 el miércoles, el Banco Central lanzó una nueva resolución para tratar de desactivar la demanda de la divisa. La entidad que preside Guido Sandleris decidió aumentar el límite de las tenencias de Leliq de los bancos, una suerte de “dulce” para empujarlos a que suban las tasas…

Mueve el Central e incentiva a pagar más por plazos fijos

Después de que el dólar tocara los $45 el miércoles, el Banco Central lanzó una nueva resolución para tratar de desactivar la demanda de la divisa.

La entidad que preside Guido Sandleris decidió aumentar el límite de las tenencias de Leliq de los bancos, una suerte de “dulce” para empujarlos a que suban las tasas que pagan a los ahorristas por los depósitos a plazo fijo y con esto frenar la huída del peso, luego de que la moneda local se depreciara un 9% en 7 días.

Mediante la comunicación A661, publicada ayer por al mañana, el directorio del BCRA resolvió que la posición neta diaria que las entidades registren en letras de liquidez (Leliq) no podrá superar lo que resulte mayor entre su responsabilidad patrimonial computable del mes anterior o el 100% del promedio mensual de saldos diarios del total de depósitos en pesos (excluyendo los del sistema financiero) y del valor residual de sus obligaciones negociables en pesos, emitidas hasta el 8 de febrero de 2019.

Esta medida representa una vuelta atrás respecto del tope del 65% que había impuesto el Central el 9 de febrero pasado, con el objetivo de limitar el “carry trade” e impular al alza la cotización del dólar. En ese entonces la situación era completamente diferente: el dólar no lograba superar el piso de la zona de no intervención y ya había quienes hablaban del peligro de un atraso cambiario.

Hoy la situación cambió y el BCRA viene desde hace un tiempo preocupado por la demora en el traslado de su política monetaria a las tasas pasivas que pagan los bancos. Hace dos semana se había filtrado que el equipo de Sandleris estaba estudiando la posibilidad de estirar los plazos de vencimientos de las Leliq a una semana o incluso un mes, con el fin de evitar el descalce con los plazos fijos, que los bancos utilizaban como excusa a la hora de explicar por qué las tasas que pagan a sus clientes por los depósitos no suben a la misma velocidad que las de las letras de liquidez.

Ahora, la resolución del BCRA “les da más potencial a los bancos que estaban en el límite con sus tenencias de Leliq a ir a esos instrumentos y, a partir de ahí, aumentar las tasas pasivas”, según explica Federico Furiase, director de Eco Go.

La idea, en definitiva, es que los bancos se vean impulsados a salir a “cazar” depósitos para invertir en letras de liquidez. El spread entre la tasa promedio de las Leliq, que ayer cerró en 68,35%, y la Badlar es de 25,1 puntos porcentuales, su mayor nivel en 5 meses.

La medida anunciada ayer, junto a una nueva suba en la tasa de referencia, permitió cortar una racha de siete subas consecutivas del dólar. La divisa estadounidense cerró a un promedio de $44,65 en las pizarras de los bancos, casi 30 centavos por debajo de la rueda anterior, y a $43,63 en la plaza mayorista.