El Gobierno confirma el rumbo y dice atacar “los problemas de fondo”

El Gobierno terminará la semana igual que como la empezó: ratificando el rumbo económico. Primero fue el propio presidente, Mauricio Macri, en una cena paqueta y en una radio cordobeza; luego la ministra de Desarrollo Social y Salud, Carolina Stanley y el ministro de Producción y Empleo, Dante Sica, con los números de la pobreza en la…

El Gobierno confirma el rumbo y dice atacar “los problemas de fondo”

El Gobierno terminará la semana igual que como la empezó: ratificando el rumbo económico. Primero fue el propio presidente, Mauricio Macri, en una cena paqueta y en una radio cordobeza; luego la ministra de Desarrollo Social y Salud, Carolina Stanley y el ministro de Producción y Empleo, Dante Sica, con los números de la pobreza en la mano; y hoy le tocó el turno al jefe de Gabinete, Marcos Peña.

En un alto en una recorrida de obras que realizó en Corrientes junto al gobernador Gustavo Valdés, Peña afirmó hoy que la actual “no es la primera crisis en el país”, y que “la diferencia es que esta vez, no buscamos atajos, atacamos los problemas de raíz, de fondo” al considerar que “el único fracaso sería volver atrás”.

Peña participó de un acto en la Casa de Gobierno y en diálogo con la prensa, manifestó que “está claro que cuando el tipo de cambio que se mueve, impacta más sobre la inflación, pero ésta no es la primera crisis” que afronta la Argentina, señaló.

“La Argentina ha tenido recesión prácticamente cada tres años a lo largo de e su historia, la diferencia es que esta vez hacemos frente a la crisis, y atacamos los problemas de raíz, de fondo”, afirmó el funcionario nacional. 

Respecto de los resultados de la medición de Instituto Nacional de Estadística y Censos ( INDEC) que dan cuenta de un incremento de la pobreza en el país, Peña señaló que “hay que discutir, analizar, reconocer las dificultades, trabajar en equipo y corregir las cosas que están mal”.

En tanto, sostuvo que ahora “no es similar la situación de la infraestructura social, hay más cloacas, viviendas, acceso al agua potable, asfalto” y agregó “combate al narcotráfico y la inseguridad”, “que impacta más en los sectores vulnerables”.

“Frente a esto, el único fracaso sería volver atrás, estoy convencido de que la mayoría de los argentinos quiere seguir en esta senda de cambio”, remarcó el jefe de Gabinete de Ministros de la Nación.

Peña llegó hoy a la capital de Corrientes, recorrió obras en ejecución con el gobernador Gustavo Valdés. En este ámbito, dijo en su discurso que Corrientes “fue castigada por el poder central gobierno nacional anterior, con una falta de vocación democrática, falta de federalismo y de respeto a los correntinos”.

El primero en ratificar el rumbo esta semana fue el propio Macri, en una cena de la Fundación Libertad en la que logró reunir a casi todo el gobierno en pleno, empresarios, jueces y fiscales durante la que prometió “ir más rápido, en el mismo sentido”.

“No hay soluciones mágicas”, sostuvo al otro día, para resaltar que “los argentinos tienen que aguantar”, durante una entrevista radial que realizó en el marco de su participación en el Congreso de la Lengua, en Córdoba, en medio de una corrida cambiaria.

Stanley y Sica, quienes debieron explicar el incremento de la pobreza, que pasó de 25,7% al 32% en un año, también ratificaron de inmediato el “rumbo económico”.

Sica, además, volvió hoy a los medios, para explicar que el objetivo de mediano plazo es alcanzar una “economía racional y competitiva”, y estimó que en el segundo semestre la inflación estará en descenso

“Tenemos que priorizar los objetivos de mediano plazo: una economía racional, competitiva, que represente los valores reales de la generación”, afirmó hoy Sica en declaraciones a Radio Continental, consultado por el impacto de los aumentos tarifarios en la inflación. 

Insistió en que “no queremos que la gente viva una fantasía”, para luego señalar que “lamentablemente el camino es duro”. 

Precisó sobre la inflación que “con los datos del primer trimestre estamos quedando por debajo de las expectativas”, que en el Gobierno “estamos recalibrando” y que “para la segunda parte del año se va a notar la desaceleración”.

Precisó que la gestión “ataca las causas de fondo de la inflación que es déficit fiscal financiado con emisión”, lo que “saca la principal fuente de generación, pero venimos con una inflación inercial muy fuerte” que se expresó en “cada reacomodamiento de precios relativos, en especial el dólar”. 

“El desafío es que todas las fuerzas políticas y los actores económicos tengamos consenso en que el camino de la consistencia monetaria fiscal, en la necesidad de recuperar la moneda y dar la batalla contra la inflación es la única forma genuina, aunque cueste, de lograr que el país no tenga que vivir cada cuatro o cinco años crisis que ponen de rodillas al 10% de la población por debajo de la línea de la pobreza”, sostuvo.