Augusto Faraone encontró en Hindú su lugar en el mundo

El hooker Augusto Faraone es uno de los jugadores más veteranos del torneo Top 12 de Buenos Aires y a los 36 años continúa con las ganas intactas de seguir haciendo historia con Hindú, el club de Don Torcuato que domina el rugby porteño contemporáneo a base de un juego implacable y también de un palmarés…

Augusto Faraone encontró en Hindú su lugar en el mundo

El hooker Augusto Faraone es uno de los jugadores más veteranos del torneo Top 12 de Buenos Aires y a los 36 años continúa con las ganas intactas de seguir haciendo historia con Hindú, el club de Don Torcuato que domina el rugby porteño contemporáneo a base de un juego implacable y también de un palmarés exitoso. 

A diferencia de la mayoría de los rugbiers de Hindú, Faraone no se inició en sus divisiones inferiores sino que las hizo en Pucará, el equipo de Burzaco que también compite en el Top 12 y con el que el hooker debutó en Primera allá por 2002.

Mirá también

Es una situación algo atípica que los jugadores cambien de equipo en el rugby de la URBA y Faraone se explaya con respecto a este tema: “Al principio es duro el traspaso, porque justamente no está bien visto y no es muy común. En su momento mucha gente de Pucará me bancó, porque muchos estábamos en desacuerdo con lo que estaba pasando con el rugby del club. Igualmente, en estas situaciones creo que siempre quedamos más marcados los que debutamos en Primera y no los que lo hicieron cuando eran juveniles: En Hindú me recibieron de la mejor manera, hice muchos amigos y por suerte también me quedaron muchos de Pucará”, destaca. 

Augusto Faraone celebra junto a sus compañeros la obtención del torneo Nacional de Clubes 2018 en el estadio Amalfitani. (Foto: Guillermo Rodríguez Adami).

Newsletters Clarín

Lo que tenés que saber hoy | Las noticias más importantes del día para leer en diez minutos

De lunes a viernes por la mañana.

Recibir newsletter

Hubo tres personas que resultaron fundamentales para la llegada de Faraone a Hindú: se trata de Pablo Henn, Francisco Bosch y uno de los actuales entrenadores del equipo de Don Torcuato: Juan Ignacio Gauthier.

Con todos ellos el hooker disputó el Mundial juvenil de Inglaterra 2001, en el que Los Pumitas lograron el tercer puesto. “Me llevé muy bien con ellos en ese Mundial y después volví a jugar en Pucará. En un partido ante Newman me fracturé la tibia y el peroné, entré en una inactividad de ocho meses y tenía dudas con respecto a mi futuro, pero una vez me crucé con ellos en un tercer tiempo y hablando surgió la idea de ir a Hindú”, reconoce. 

Mirá también

La llegada de Faraone a Hindú se terminó cristalizando en 2004 y el hooker debutó en la primera del Club de Don Torcuato a mediados del año siguiente: a partir de allí comenzó a construir un camino de esfuerzo, compañerismo y disciplina que le permiten continuar siendo protagonista del rugby de la URBA hoy en día. 

En los primeros dos años que pasó en Hindú Faraone -que es profesor de Educación Física y ahora enseña rugby en varios colegios de Don Torcuato- tuvo que poner mucho empeño debido a que todavía vivía en el Sur del GBA y tenía que viajar mucho para llegar a entrenar.

Faraone sostiene la copa junto a Santiago Fernández y Gastón Delguy luego de que Hindú se consagrara el el torneo Top 12 de Buenos Aires en 2017. (Foto: Guillermo Rodríguez Adami).

“Estaba estudiando el Profesorado de Educación Física en Banfield y al principio iba y venía. Cuando no tenía cursada la mañana siguiente a entrenar muchas veces me quedaba a dormir en la casa del Pato Noriega, que era nuestro entrenador, y aprovechaba para ir al club a practicar destrezas. Recién en 2007 me mudé a Don Torcuato. Quiero destacar que Hindú me abrió las puertas, me recibió muy bien y es un club al que le debo mucho: acá tengo mis amistades, es el lugar en el que quiero vivir el resto de mi vida y donde quiero que mis hijos crezcan y se formen en los valores del respeto”, explica el hooker.  

Al ser consultado acerca de cuál es la receta que le permite seguir activo y en ritmo de competencia a los 36 años Faraone apunta: “Vivo las 24 horas pensando en rugby, es un deporte que me apasiona. A veces llego cansado a entrenar luego de todo el día de trabajo y stress, pero me hace  bien competir con compañeros de 22 o 23 años, me rejuvenece. Es muy lindo eso y además la paso muy bien en la cancha, por eso se me hace difícil dejar“. 

Mirá también

Para finalizar cabe resaltar que Faraone tiene un fuerte compromiso social con los que respecta a Hindú y a la comunidad de Don Torcuato, debido a que muchas veces organiza colectas de botines en el plantel superior para poder entregárselos a chicos de las inferiores que no pueden comprarlos -en Hindú hay muchos jugadores que llegan de zonas carenciadas y reciben una beca para poder jugar- y también a los chicos de colegios humildes del Municipio de Tigre. 

JCh.