Los dos golazos de River: una jugada fenomenal y una avivada con mucha categoría

Fueron dos golazos y con características bien diferentes. Una perla colectiva y una genialidad individual. Ambas con el mismo protagonista: Nacho Fernández.El mediocampista no había hecho goles en la Superliga y se despachó de la mejor manera en Córdoba frente a Talleres. Desde el inicio se había mostrado activo, partiendo de la derecha al centro…

Los dos golazos de River: una jugada fenomenal y una avivada con mucha categoría

Fueron dos golazos y con características bien diferentes. Una perla colectiva y una genialidad individual. Ambas con el mismo protagonista: Nacho Fernández.

El mediocampista no había hecho goles en la Superliga y se despachó de la mejor manera en Córdoba frente a Talleres. Desde el inicio se había mostrado activo, partiendo de la derecha al centro y apareció en corazón del área para coronar una jugada perfecta y abrir la cuenta a los 24 minutos. 

Newsletters Clarín

Lo que tenés que saber hoy | Las noticias más importantes del día para leer en diez minutos

De lunes a viernes por la mañana.

Recibir newsletter

Desde Franco Armani se inició el golazo del 1-0. Con un taco del colombiano Santos Borré en medio de tres defensores cordobeses que se cerraban en el ingreso al área. Con un pase filtrado sensacional de Lucas Pratto. Y la definición de primera de Nacho al palo derecho de Guido Herrera. Golazo.

Para ese entonces River ya merecía estar en ventaja. Había desperdiciado su chance Borré en un mano a mano con el arquero que salió apenas ancho. Y también había tenido su oportunidad Pratto con un zurdazo que no conectó con precisión. 

Pero después del golazo que rompió el marcador, Nacho subió la vara y metió el segundo con una avivada genial. De potrero, anticipándose a todo y a todos. Le habían hecho la infracción a él contra la banda derecha y, mientras los delanteros llegaban al área, los defensores se acomodaban y el arquero de Talleres pensaba en armar la barrera, Nacho hizo lo que nadie esperaba. E hizo un golazo. 

Para homenajear a Juanfer Quintero con un zurdazo digno del enganche colombiano que se recupera de la rotura de ligamentos de su rodilla. No esperó a nadie y la clavó al ángulo: 2-0. Otro golazo, cada uno con condimentos bien diferentes.