Con impulso del BCRA, los plazos fijos se recuperaron en los últimos quince días

Los plazos fijos registraron una marcada recuperación a partir de la segunda mitad de marzo, de la mano de un significativo aumento de la tasa de referencia, el refuerzo de la política monetaria contractiva del Banco Central y las medidas adoptadas por el organismo para que las entidades financieras ofrezcan a los ahorristas rendimientos más…

Con impulso del BCRA, los plazos fijos se recuperaron en los últimos quince días

Los plazos fijos registraron una marcada recuperación a partir de la segunda mitad de marzo, de la mano de un significativo aumento de la tasa de referencia, el refuerzo de la política monetaria contractiva del Banco Central y las medidas adoptadas por el organismo para que las entidades financieras ofrezcan a los ahorristas rendimientos más atractivos.

El stock de depósitos a plazo en pesos del sector privado no ajustable por CER ni UVA se incrementó en 21.604 millones de pesos (ó casi 2%) en la segunda quincena del mes pasado (hasta el 28 de marzo, último dato disponible), tras un comienzo de mes en el que se vio un desarme de posiciones en este tipo de instrumentos.

Al 14 de marzo, el stock de plazos fijos mostraba una caída de $6.910 millones respecto del cierre de febrero. Ese mismo día, Comité de Política Monetaria del Banco Central anunció su decisión de reforzar el sesgo contractivo de su esquema monetario, luego de una suba de la tasa de referencia en la primera quincena del mes de 13,5 puntos porcentuales.

Al 14 de marzo, registraban una caída de casi $7.000 millones respecto del cierre de febrero

Desde entonces, bancos comenzaron a acelerar el traspaso del alza en las tasas promedio de las Leliq a los retornos ofrecidos a sus clientes por los depósitos a plazo. La Badlar la tasa que pagan por los plazos fijos de más de un millón de pesos a 30 días- pasó de 41,3% a mediados de marzo a 45,7% a fin de mes, y la demanda de estos instrumentos comenzó a recuperarse.

Sin embargo, la suba de tasas bancarias todavía lucía lenta a ojos del Banco Central en comparación con el ritmo de alza de la tasa de referencia, especialmente en el segmento minorista, por lo que la entidad decidió aceitar el canal de transmisión de su política monetaria.

El jueves de la semana pasada aumentó el límite de las tenencias de Leliq de los bancos, del 65% al 100% del promedio mensual de sus depósitos, para incentivarlos a subir las tasas que pagan a los ahorristas por los plazos fijos y con esto frenar la huída del peso, luego de que la moneda local se depreciara un 9% en 7 días.

Cuatro días después, el lunes, fijó un piso del 62,5% para la tasa de referencia durante abril, garantizándole así a los bancos que continuarán las tasas altas ûcomo mínimo- a lo largo de todo el mes.

Según indicaron desde una entidad financiera, este piso les otorga “previsibilidad” y podría traducirse en un incremento más rápido de la tasa de los plazos fijos, especialmente en el segmento minorista, donde viene más rezagado.

Así, mientras la Badlar subió 4,4 puntos porcentuales en la segunda mitad de marzo, la tasa de los depósitos a plazo fijo minoristas avanzó menos de la mitad: 2,1 puntos porcentuales.

Con todo esto, el stock de depósitos a plazo fijo en pesos del sector privado acumuló un crecimiento en marzo de $14.694 millones (ó 1,32%), contra un incremento en enero de $15.744 millones.