Construcción y producción industrial no reaccionan y marcan caídas de 5,3% y 8,5%

La construcción cayó 5,3% interanual en febrero y de esta manera cerró el primer bimestre del año con un descenso del 10,7% respecto al mismo período del 2018, informó ayer el Indec. En la comparación mensual, mostró por segunda vez consecutiva un avance, que esta vez fue del 8,3%, lo que reflejó una aceleración tras…

Construcción y producción industrial no reaccionan y marcan caídas de 5,3% y 8,5%

La construcción cayó 5,3% interanual en febrero y de esta manera cerró el primer bimestre del año con un descenso del 10,7% respecto al mismo período del 2018, informó ayer el Indec. En la comparación mensual, mostró por segunda vez consecutiva un avance, que esta vez fue del 8,3%, lo que reflejó una aceleración tras la mejora del 4,6% de enero y que el Gobierno considera un síntoma de que la recesión tocó un piso, diagnóstico que también aplica a la industria, aún cuando los empresarios confrontan con ese optimismo.

En rigor, la actividad se encuentra en retroceso desde hace seis meses producto de la paralización del mercado inmobiliario tras la devaluación y el freno en el crédito hipotecario, el cual se sumó al ajuste fiscal que recortó el gasto en obra pública. De los insumos relevados por el organismo, sólo tres mostraron un incremento frente a febrero del año pasado: el yeso que subió 18%, el hormigón elaborado 15,3% y pinturas 2,9%. En la vereda opuesta se ubicaron los pisos y revestimientos cerámicos con una baja del 30,9%, artículos sanitarios con un 21,8% menos y ladrillos huecos con una contracción del 16,3%.

En tanto, el consumo de asfalto que es un buen indicador de la marcha de la obra pública se hundió 13,9%.

Los datos de marzo adelantados por fuentes oficiales a BAE Negocios hablan de una mejora mensual del 31% en este insumo, ya que se despacharon 46.530 toneladas, aunque la comparación interanual arroja un derrumbe de más de 30%. Por su parte, la superficie autorizada subió 16,8% interanual y 36,6% mensual.

Para la consultora LCG, el informe del Indec permite inferir cierto rebote en el rubro. La firma destacó que la actividad “no evidenció dos meses seguidos de crecimiento en todo 2018”. “No se observaba una aceleración mensual de esta magnitud desde marzo 2017. Esto coloca a la construcción en niveles similares al promedio de 2017, y permite empezar a pensar en un rebote de la actividad”, sostuvo en un reporte, aunque aclaró que “habrá que estar atentos a lo que suceda en marzo cuando regresó la inestabilidad cambiaria y las tasas reales volvieron a subir fuertemente”.

Sin embargo, en el sector tienen una mirada negativa. Hablan de una situación “crítica” y que los empresarios “se conforman en que para el tenor de la crisis, hay pocos despidos”, más allá de que se hable de unas 10.000 vacantes menos por mes. Antes, los trabajadores ya tenían alguna obra a la que migrar una vez que hubiera terminado el proyecto; hoy esa dinámica se acabó.