Gimnasia lo dio vuelta con uno menos y eliminó a Newell’s en Rosario

Todo parecía perdido para Gimnasia en el entretiempo esta tarde en Rosario. Newell’s lo había sorprendido con un gol de Maxi Rodríguez y tenía un jugador menos. Sin embargo, el Lobo arriesgó y tuvo premio con una victoria por 3 a 1 que tuvo sabor a épica, mientras que los rojinegros despidieron una pésima temporada…

Gimnasia lo dio vuelta con uno menos y eliminó a Newell’s en Rosario

Todo parecía perdido para Gimnasia en el entretiempo esta tarde en Rosario. Newell’s lo había sorprendido con un gol de Maxi Rodríguez y tenía un jugador menos. Sin embargo, el Lobo arriesgó y tuvo premio con una victoria por 3 a 1 que tuvo sabor a épica, mientras que los rojinegros despidieron una pésima temporada y los directivos apuntan a contratar con celeridad al próximo técnico de cara a la lucha por la permanencia.

Fue justamente un ex delantero leproso quien protagonizó la resonante remontada tripera. En poco más de media hora, Santiago Silva convirtió dos goles y fue fundamental para reavivar la ofensiva cerca de Jan Hurtado. Además de armar el doble nueve, Marcelo Ortiz sacrificó un defensor para tratar de dar vuelta el resultado.

Newsletters Clarín

Lo que tenés que saber hoy | Las noticias más importantes del día para leer en diez minutos

De lunes a viernes por la mañana.

Recibir newsletter

Gimnasia había hecho las cosas relativamente bien en la primera etapa e incluso tuvo más ocasiones para convertir. Sin embargo, los dirigidos por Héctor Bidoglio acertaron en la única clara que tuvieron cuando “La Fiera” se metió al área y peinó un centro de Braian Rivero. Para completar un panorama alentador antes del descanso, Diego Abal expulsó a Lorenzo Faravelli por un planchazo. El hombre de más en cancha parecía garantía suficiente de que a la Lepra no se le podía escapar la victoria, pero no fue así.

El desborde de Horacio Tijanovich y el empate de Silva tomaron desprevenidos a un Newell’s que nunca se recuperó. Desordenado a la hora de defender, perdió la pelota y no supo cómo atacar cuando la tuvo. Para colmo, Mauro Formica se fue reemplazado y así el equipo perdió a su mejor futbolista. El trabajo se le facilitó atrás a Franco Mussis, de modo el Lobo ensanchó el camino para llegar hasta el arco de Alan Aguerre.

Sin respuestas positivas desde el banco de suplentes, los rojinegros sufrieron hasta que terminó el partido. Las pálidas se acumularon al punto de que Rivero salió por una lesión en su rodilla cuando faltaban diez minutos para el final y no había más cambios. Para entonces los triperos ya ganaban gracias al gol de Rafael Piovi y la bronca se esparcía por las tribunas del Estadio Marcelo Bielsa.

La tarde concluyó con un festejo platense merecido y la chance de enfrentar a Defensa y Justicia. Del otro lado quedó un Newell’s desorientado y tambaleante que deberá elegir al sucesor de Bidoglio como primer paso para encarar el resto del año en busca de evitar el descenso.