La derecha desesperada y desorientada apela al populismo.

Políticas que eran consideradas como el núcleo del populismo ahora son tomadas con mucho cinismo para “aliviar” las penurias de la sociedad. Contra su ideología , el  gobierno nacional pone en marcha medidas de intervención del estado que “lesionan el libre mercado”. Después de tres años ininterrumpidos de ajustes y frente a la evidencia de…

La derecha desesperada y desorientada apela al populismo.

Políticas que eran consideradas como el núcleo del populismo ahora son tomadas con mucho cinismo para “aliviar” las penurias de la sociedad. Contra su ideología , el  gobierno nacional pone en marcha medidas de intervención del estado que “lesionan el libre mercado”.

Después de tres años ininterrumpidos de ajustes y frente a
la evidencia de una debacle electoral, recurren a medidas que antes
cuestionaban. Alarmados por las encuestas que señalan que el principal
candidato pierde en cualquier escenario y contra cualquier candidato opositor,
apelan al oportunismo. Con el único propósito de reducir la ventaja en votos
que le lleva la oposición toman medidas de cortísimo plazo.

Ellos mismos se han encargado de explicar que es sólo por
seis meses. Es decir hasta las elecciones. Después, en el eventual caso de que
ganaran, prometen volver al “único camino” del libre mercado. En la vertiginosa
carrera por aumentar las ganancias de los grandes empresarios, se toman un
pequeño y aparente respiro. El bloque dominante, con un “pacto de caballeros”, sella
un acuerdo de precios cuidados.

Para seguir obteniendo ganancias extraordinarias de manera garantizada,  aumentaron preventivamente los precios de los insumos de primera necesidad!!  En lo que va de año la carne aumentó un 40% y los precios cuidados aumentaron el 12% ¡en el mes de abril!. El empobrecimiento generalizado hizo caer el consumo de carne vacuna un 40%.

Vidal, Larreta y Cornejo profundizan

La caída es tan abrupta que la misma gobernadora de Buenos Aires tiene en riesgo su reelección. Acuciada por la necesidad, tomará otras medidas de carácter “populista”. Le pidió a sus ministros que le acerquen propuestas que vayan más allá de las dispuestas por el gobierno nacional.

Se propone lanzar descuentos del 50% para los compras en los
supermercados los días miércoles que paguen con tarjetas de crédito y débito
del banco Provincia. Con ese mismo banco otorgará créditos especiales destinados
a PyMES. Para los empleados públicos afiliados a IOMA, estudia descuentos en
medicamentos

Por su parte, Larreta informó que no aumentará el boleto de
transporte urbano y se mantendrá el descuento del 20% para los viajes
escalonados. Dió marcha atrás con los aumentos previstos para mayo que elevaban
el precio del pasaje de $19 a $21.

El gobernador de Mendoza, Cornejo, también se vuelve repentinamente
“populista”. Anunció que congelará los aumentos previstos de las tarifas en los
servicios de agua, transporte y luz.

Los intendentes también se vuelven “populistas”

Por supuesto los intendentes macristas del conurbano,
advertidos de la posible derrota electoral, también tomas medidas “populistas”.
Jorge Macri, intendente de Vicente López ya decidió  eximir a 2.000 jubilados del pago del ABL por
un año y prometió ayudarlos en la compra de medicamentos. Dario Grindetti ex PJ
hoy en Cambiemos se acordó de las PyMES y organizará una semana de rebajas para
la producción en el municipio y en esa semana rebajará los impuestos
municipales. Gustavo Posse, radical, intendente de San Isidro promete llevar el
mercado a los barrios con precios en los alimentos del Mercado Central.

En esta repentina preocupación por los pobres, el oficialismo no parece comprender que después de aniquilar el poder adquisitivo de los salarios y jubilaciones ya no hay expectativas favorables en su gobierno. No hay demanda ni consumo sin aumento real de los salarios. Enceguecidos por aumentar ganancias es una medida que nunca tomarán. Los anuncios son ineficaces porque son parches extraños en un modelo económico basado en el saqueo de los argentinos.

Nadie cree que estas medidas signifiquen tan siquiera un
alivio. Antes de ponerlo en marcha perdió su efecto. Los aumentos preventivos consentidos
por el gobierno anularon la supuesta búsqueda de llevar “alivio a los
argentinos”.