El pedido de permisos para obras nuevas cayó más de 20%

El contexto macroeconómico, la incertidumbre que genera el nuevo Código Urbanístico de la Ciudad de Buenos Aires y el año eleccionario, que posterga la decisiones de los inversores, le están pasando factura al rubro de la construcción. El volumen de pedidos de obras residenciales nuevas registradas en el Consejo Profesional de Arquitectura y Urbanismo (CPAU)…

El pedido de permisos para obras nuevas cayó más de 20%

El contexto macroeconómico, la incertidumbre que genera el nuevo Código Urbanístico de la Ciudad de Buenos Aires y el año eleccionario, que posterga la decisiones de los inversores, le están pasando factura al rubro de la construcción.

El volumen de pedidos de obras residenciales nuevas registradas en el Consejo Profesional de Arquitectura y Urbanismo (CPAU) de la Ciudad de Buenos Aires en el primer trimestre, comparado con el mismo período de 2018, muestra una caída del 21,5 por ciento.

La baja es aún más notoria en las construcciones más grandes. Por caso, en construcciones de hasta 10.000 metros cuadrados hubo sólo 6 presentaciones, una caída de 73 por ciento. También fue importante la retracción en obras de hasta 2.500 metros cuadrados: aquí fueron 52 encomiendas y una baja de 44,60 por ciento.

“Por primera vez en varios años, comparando el primer trimestre de 2019 con el mismo trimestre del año 2018 se observa una muy fuerte reducción en el desagregado de todas y cada una de las franjas de las encomiendas registradas”, indica el informe de CPAU replicado por el sitio Reporte Inmobiliario.

Si se analiza marzo solamente se puede observar que la caída fue aún más marcada, con 385 encomiendas el para marzo del año pasado y tan sólo 231 en el mismo mes de este año, lo que equivale a una reducción del 40 por ciento.

“Parecería que la incertidumbre que genera los nuevos códigos urbanísticos y de edificación, agregado a la recesión en la economía finalmente ha llegado a las encomiendas y al mercado inmobiliario. Menos encomiendas hoy serán menos nuevos desarrollos residenciales en los próximos dos años” afirmó el arquitecto Mario Goldman.

El año pasado fue récord la presentación de planos debido a los casos que se anticiparon a los cambios del nuevo código. Fueron aquellos que ya sabían que iban a resultar perjudicados por lo que decidieron anticiparse a la nueva reglamentación.

Fue por eso que se pasó de los algo más de 4.000 permisos proyectados de 2017 a los casi 5.000 en 2018. Por ejemplo, los permisos para obras mayores a los 5.000 metros cuadrados crecieron 84% en relación al 2017.

Nuevas reglas

El nuevo código actualiza normas que ya resultaban obsoletas para la realidad de la Ciudad, dado que el reglamento de edificación había sido confeccionado en 1943 y el urbanístico había sufrido su última reforma en 1977.

El cambio más relevante para los desarrolladores es que, a partir de este año, habrá seis alturas permitidas para construir en toda la Ciudad: van desde planta baja y dos pisos (9 metros) hasta planta baja y 12 pisos (38 metros) como máximo. Reemplazan a las 27 que había hasta el momento.