Avengers-Endgame rompe todo récord internacional para el estreno de una película

La única duda respecto del box-office mundial del pasado fin de semana era cuántos récords y por cuánto rompería el estreno de Avengers-Endgame. La incógnita ya no es tal. En los Estados Unidos, quebró por muchísimo la hasta ahora inalcanzable barrera de los u$s 300 millones para los primeros cuatro días: fueron u$s350 millones, y…

Avengers-Endgame rompe todo récord internacional para el estreno de una película

La única duda respecto del box-office mundial del pasado fin de semana era cuántos récords y por

cuánto rompería el estreno de Avengers-Endgame. La incógnita ya no es tal. En los Estados Unidos,

quebró por muchísimo la hasta ahora inalcanzable barrera de los u$s 300 millones para los primeros

cuatro días: fueron u$s350 millones, y ya había superado los u$s100 millones solo en las funciones

adelantadas del jueves a las cero (le ganó por u$ 4 millones a la anterior número uno, Star Wars-El

despertar de la Fuerza). Al terminar el fin de semana, la película recaudó en todo el mundo u$s1.200

millones, y el número más llamativo es el de China, que aportó al total unos u$s390 millones, más

que el país de origen. Por otro lado, la película tuvo un presupuesto de u$s360 millones, el más

grande en la historia para un único filme. Pero casi lo recuperó solo con la recaudación

norteamericana.

La gran pregunta es cómo se construye un éxito de este tipo. La respuesta: esta película reúne todos

los personajes de la franquicia más recaudadora de la última década. En efecto, hasta ahora, con

estos números que son solo los de los primeros cuatro días, se repite, la conjunción Marvel-Disney

ha logrado vender en todo el mundo con 22 películas unos entradas por u$s19.000 millones. La

pregunta es hasta dónde podrá llegar. Para romper el récord de todos los tiempos de Avatar, necesita

unos u$s3.000 millones globales. Los puede lograr. Para romper el récord real, el de Lo que el

viento se llevó, necesita vender a precios de hoy más de 202 millones de tickets solo en los EE.UU.

por unos u$s4.500 millones. Si se tiene en cuenta que este espectáculo fue diseñado durante diez

años, no es descavellado pensar que va a lograrlo.

¿Por qué? Básicamente por eso: diez años, 21 películas, todos los personajes, etcétera. La promesa

que fue forjándose durante todo el desarrollo de la franquicia era reproducir en la pantalla grande lo

que Marvel había hecho con la interrelación de sus revistas de historietas desde los años sesenta. Y

cada filme ganó espectadores para el resto de las marcas vinculadas al “universo”. Así es como se

fue forjando este fenómeno que culmina en Endgame, que en realidad es un eslabón más. La otra

pregunta es si las películas que vienen -el plan de estrenos de dos a tres filmes de aquí a 2025 está

casi terminado, y arranca con Spider-Man: Lejos de casa en un par de meses, que sería el tercero

después de Endgame y Capitana Marvel- van a tener el mismo atractivo que las que ya pasaron.

Sobre todo, los personajes.

Mencionamos Capitana Marvel y es la primera vez que dos filmes de la firma y del MCU figuran

juntas en el tope del box-office. Capitana… quedó segunda en las recaudaciones estadounidenses

aunque muy lejos de la primera, con 8,1 millones de dólares. El dominio de Marvel fue absoluto.

¿Por qué Capitana… subió un par de puestos? Simple: la fueron a ver para “refrescar” lazos con

Endgame o para descubrirlos antes del gran final “los que faltaban”.

Ahora bien: el éxito de Endgame no llegó demasiado temprano. La taquilla en los EE.UU.,

comparada con la de 2018 a esta altura, había caído ccasi un 20% interanual. Caída similar a la que

tuvo en la Argentina y en todo el mundo, porque el negocio está así de globalizado y todo depende

casi exclusivamente del atractivo de los blockbusters. El éxito de la película de Marvel permite

recortar un poco la crisis, pero también es el filme que, en parte, la ha causado: los grandes estudios

han preferido no competir con lo que implicaba un “fenómeno” y retrasaron o modificaron

calendarios de estrenos. Eso también explica la caída, ahora recortada por los superhéroes.