Destacan el incremento de la velocidad con la que las personas se desprenden de sus pesos

Los números de inflación crecen mes a mes, la suba de precios interanual no deja de mostrar aceleración y las expectativas pegan saltos cada vez que alguna encuesta decide medirlas. Lo más curioso es que esa dinámica nominal se da a la par de un apretón monetario extraordinario, lo que parece contradecir a las teorías…

Destacan el incremento de la velocidad con la que las personas se desprenden de sus pesos

Los números de inflación crecen mes a mes, la suba de precios interanual no deja de mostrar aceleración y las expectativas pegan saltos cada vez que alguna encuesta decide medirlas. Lo más curioso es que esa dinámica nominal se da a la par de un apretón monetario extraordinario, lo que parece contradecir a las teorías más monetaristas. Desde octubre del año pasado el crecimiento nominal de la base monetaria es virtualmente cero y en términos reales cae en forma constante.

LCG realizó una lectura al respecto: eso implica que la inflación está siendo convalidada por el hecho de que las personas se están desprendiendo de sus pesos con mayor velocidad.

Afirmó: “Quizás lo más preocupante de este proceso de aceleración es que está conviviendo con una política antiinflacionaria de fuerte control de la base monetaria: cae en términos reales hace más de 7 meses y promete caer aún más en caso de que el BCRA deba intervenir en el mercado de cambios. Esto indica que la inflación está siendo convalidada con mayor velocidad del desprendimiento del dinero por parte del sector privado ubicando a la demanda de circulante en niveles bajos. La dificultad con esto es que el aumento de precios termina siendo más difícil de frenar”.

Y es que desde la teoría monetarista hay dos posibilidades: o los precios suben por mayor emisión o por aceleración de la velocidad en la que la gente se desprende de sus billetes. Otras teorías discuten el orden de causalidades y consecuencias pero necesariamente una de las dos debería estar ocurriendo y el apretón monetario es un hecho.

Además LCG destacó que los Productos Esenciales son insuficientes como política antiinflacionaria mientras que el congelamiento tarifario le restara 2,9 puntos al IPC de diciembre.