Maradona, después de la derrota de Dorados: “Yo estuve al borde de la muerte, a mí esto no me hace nada”

Como hace menos de seis meses, Diego Maradona estuvo a un paso de conseguir el título del Torneo Clausura del Ascenso de México. Palpitó, gritó, se quejó y celebró al ritmo de Dorados de Sinaloa. Sin embargo, se repitió la escena del Apertura: un gol del rival en el suplementario y la derrota final para…

Maradona, después de la derrota de Dorados: “Yo estuve al borde de la muerte, a mí esto no me hace nada”

Como hace menos de seis meses, Diego Maradona estuvo a un paso de conseguir el título del Torneo Clausura del Ascenso de México. Palpitó, gritó, se quejó y celebró al ritmo de Dorados de Sinaloa. Sin embargo, se repitió la escena del Apertura: un gol del rival en el suplementario y la derrota final para su equipo. Pero, a diferencia de aquella primera vez, Diego se mostró entero y firme este domingo en San Luis de Potosí. “Yo estuve al borde de la muerte, a mí esto no me hace nada”, dijo el DT argentino.

Diego Maradona, con anteojos oscuros, sufrió el hostigamiento de los hinchas de San Luis en el partido de vuelta de la final del Ascenso de México. (AP Photo/Eduardo Verdugo)

A la salida del estadio, mientras sus auxiliares y los jugadores se retiraban como en segunda plano, Diego encaró hacia el sector donde lo esperaban los periodistas. En el camino se detuvo para que algunos seguidores se sacaran una foto o intercambiaran unas palabras con él. Hasta que llegó a los micrófonos.

Mirá también

“Estoy triste. Estoy triste por los chicos, pero no por mí. Yo gané, perdí y empaté en la vida”, arrancó el Diez su breve aparición ante la prensa, después del 1 a 0 sufrido por Dorados ante Atlético San Luis, que lo dejó sin posibilidades de ascender a la Primera División de México.

Diego Maradona protesta durante la final de vuelta del Ascenso de México entre Dorados y Atlético San Luis. (AP /Eduardo Verdugo)

“Yo estuve al borde de la muerte. A mí, esto no me hace nada”, agregó, con una frase que lleva su firma. Y remarcó: “Créanme que yo estoy triste por mis muchachos”.

Maradona vibró con el ritmo del partido entre Dorados y Atlético San Luis, en la definición del Clausura del Ascenso mexicano. (AP/Eduardo Verdugo)

Durante el partido, Maradona padeció el hostigamiento de los hinchas de Atlético San Luis. Cada vez que abandonaba el banco de suplentes para protestar o dar alguna indicación, los seguidores locales cantaban: “¡Se la come, Maradona se la come!”. 

Mirá también

“Favor de abstenerse de hacer ese cántico”, pidió la voz del estadio, pero en vez de apaciguarse la hinchada cantó con más encono y rabia hacia el DT argentino.

Diego Maradona le da indicaciones a un jugadores antes del inicio del alargue en Dorados-Atlético San Luis. (AP/Eduardo Verdugo)

Con la derrota consumada, se lo vio calmo a Diego. Ante la aflicción y el llanto de los futbolistas de Dorados, Diego se acercó y los consoló en sus brazos. Así se fueron del campo de juego hacia el vestuario: los jugadores, desconsolados; el Diez, con la cuota de tranquilidad que no pudo mostrar en el Apertura.

Maradona consuela a sus jugadores después de la derrota de Dorados ante Atlético San Luis, que se quedó con el ascenso a Primera División de México. (AP/Eduardo Verdugo)

En aquella ocasión, una sanción lo obligó a seguir la final de vuelta en un palco del estadio de Atlético San Luis. Allí vivió con esperanzas los goles que pusieron a su equipo por delante 1 a 0 y 2 a 1, tras la victoria 1 a 0 lograda en Sinaloa. Pero el dueño de casa revirtió el resultado y mandó la definición al alargue. En esa instancia, un gol de Leandro Torres le dio el título del Apertura a San Luis.

Diego Maradona, justo antes de pronunciar sus pocas palabras tras la derrota de Dorados ante Atlético San Luis. (Ulises Ruiz / AFP)

Newsletters Clarín

Mundo Messi | No le pierdas pisada al mejor jugador del planeta

Todas las semanas.

Recibir newsletter

Al abandonar su palco, Maradona fue insultado y abucheado por los simpatizantes de San Luis, con los que protagonizó una pelea a insulto limpio y con algunos golpes.

Este domingo, sin embargo, la escena fue completamente distinta.

Con información de AFP