Gael Monfils, el resurgimiento del crack que nunca explotó

Con un 1-6, 6-4, 6-2, el francés Gael Monfils se sacó de encima al húngaro Márton Fucsovics en la segunda ronda del ATP Masters 1000 de Madrid. Así, el nacido en París consiguió su 16° victoria en lo que va del año, en el que además ganó un título y sólo perdió cuatro partidos. Aquel jugador tan talentoso como inestable que supo…

Gael Monfils, el resurgimiento del crack que nunca explotó

Con un 1-6, 6-4, 6-2, el francés Gael Monfils se sacó de encima al húngaro Márton Fucsovics en la segunda ronda del ATP Masters 1000 de Madrid. Así, el nacido en París consiguió su 16° victoria en lo que va del año, en el que además ganó un título y sólo perdió cuatro partidos. Aquel jugador tan talentoso como inestable que supo enamorar al público no sólo por sus estridencias dentro y fuera de la cancha sino por la belleza de su tenis parece haber encontrado, a los 32 años, el equilibrio justo para desplegar su mejor versión. Razones tiene.

Gel Monfils, campeón en Rotterdam. Foto: Tennis365

Newsletters Clarín

Lo que tenés que saber hoy | Las noticias más importantes del día para leer en diez minutos

De lunes a viernes por la mañana.

Recibir newsletter

En febrero, La Monf  levantó su segundo ATP 500, en Rotterdam. Fue el octavo título en su carrera, y la cosecha suena escasa para un jugador con 15 años de carrera y que llegó a ubicarse 6° del ranking mundial ATP en 2016.

Tres razones centrales explican su resurgimiento a tan tardía edad: una es deportiva -cambió a su entrenador-; otra es psicológica -trabaja con una psicóloga-; y la última es emocional -mantiene un noviazgo con la también tenista Elina Svitolina-.

El cambio de entrenador se dio en diciembre pasado. El parisino concluyó su relación laboral con el sueco Mikael Tillström, justamente aquel que lo guió durante 2016. Incorporó como jefe de equipo a Liam Smith, un entrenador inglés poco conocido para el gran público.

Smith integró el equipo de trabajo de Justine Henin y a partir de 2011 se hizo cargo del desarrollo del tenis juvenil en Australia. A él se le adjudica un rol central en la aparición de estrellas como Álex De Miñaur, Nick Kyrgios, John Millman, Jordan Thompson y Michael Ebden, a quien luego tuvo como pupilo. Antes de ponerse a trabajar con Monfils fue entrenador del rumano Radu Albot, quien bajo su tutelaje se insertó dentro del top 100 del ranking.

Según cuenta el propio Smith, buscó que Monfils utilice su velocidad no sólo para defenderse sino también para atacar. El francés mejoró su regularidad en el saque y solidificó su postura para volear. Además, elevó su devolución de primer servicio, deuda histórica que tenía el galo.

Mirá también

En lo mental, Gael Monfils comenzó a visitar a una psicóloga para estabilizar su irritable personalidad. Los resultados están a la vista. 

“Yo ya había trabajado con psicólogos, pero aquí hay un mensaje diferente. No busco mejorar mi juego ni mis resultados”, explicó en una entrevista con Le Parisien. “Lo hago por mí. Ganar o perder es secundario. Quería entender las cosas como hombre. La psicóloga con la que trabajo me hace darme cuenta que las personas sólo conocen de mí lo que quieren conocer, aquello que les interesa. Si leen un buen artículo de mí, me amarán, pero si leen uno malo, me odiarán. Toman una visión mía sin conocerme”, se sinceró.

Gael Monfils, realizando su tradicional festejo tras ganar un partido. Foto: Tennis365

“Ahora analizo las cosas de forma diferente. Intento estar menos irritado, más natural. Esto no es tenis, pero me ayudará a mi juego. Hay cosas más personales y profundas en las que me gustaría ahondar porque creo que eso también me puede ayudar a mi tenis”, agregó.

Mirá también

El último eslabón es el costado emocional, más allá del deportivo o el psicológico, el que quizás sea más positivo para el tenista en este 2019. Es que allá por enero confirmó su noviazgo con la tenista ucraniana Elina Svitolina.

“Con Eli soy feliz de verdad. Nos hemos encontrado y vivimos plenamente nuestro amor”, sentenció el deportista en la misma entrevista. Se los nota muy unidos, siempre alentándose siempre en el box del otro cuando la suerte hace que compartan torneo. 

Gael Monfils y Elina Svitolina están saliendo desde principios de 2019. Foto: Instagram

“Salir con una jugadora de tenis es diferente. Para mí, Eli no es solo eso. Estamos juntos porque nos amamos. Tenemos el tenis en común y eso hace que nos entendamos un poco más fácil“, describió Monfils, que también reveló que el estilo de juego y de entrenamiento de su novia -completamente opuestos al suyo- generaron cambios en él.

“Admiro lo que ella hace, cómo trabaja, la mentalidad que tiene. Yo digo que ella se entrena de forma demasiado seria para mí, que esa es la manera de ella para mejorar. Pero me motiva mucho llenarla de orgullo cuando gano, de igual manera que ella me llena de orgullo a mí”, dijo el francés, a quien se lo nota más combativo en cancha, al estilo Svitolina.

Mirá también

Por los octavos de final del Masters 1000 de Madrid Monfils enfrentará este jueves a Roger Federer buscando una victoria que sea un quiebre en su carrera. Ser derrotado no será un fracaso, pues su objetivo es más profundo. Quiere jugar bien sintiéndose aún mejor. Y este 2019 le sonríe deportiva, mental y emocionalmente.