El final de Gimelstob y su carrera hacia la presidencia de la ATP

La novela de Justin Gimelstob y su carrera hacia la presidencia de la ATP parece haber terminado. Se recuerda: el ex jugador estadounidense, a quien en las canchas se lo recuerda más por su mal caracter que por sus buenos resultados, de repente se había convertido en un todoterreno del tenis al ser miembro del…

El final de Gimelstob y su carrera hacia la presidencia de la ATP

La novela de Justin Gimelstob y su carrera hacia la presidencia de la ATP parece haber terminado. Se recuerda: el ex jugador estadounidense, a quien en las canchas se lo recuerda más por su mal caracter que por sus buenos resultados, de repente se había convertido en un todoterreno del tenis al ser miembro del board de la Asociación de Tenistas Profesionales, productor del programa de TV semanal de la propia Asociación, comentarista de televisión en Tennis Channel y entrenador de un top ten como su compatriota John Isner. Y casi todo al mismo tiempo. Ahora Gimelstob, acuciado por la polémica que se generó alrededor suyo desde que se conoció su intención de suceder al inglés Chris Kermode mientras arreciaron contra él denuncias de comentarios racistas y violencia callejera (fue condenado a tres años en libertad condicional por agredir frente a su mujer y a sus hijos a un amigo en California) y de género (le pegó a su ex esposa), decidió bajar su intención de ser el nuevo CEO de la ATP.

Mirá también

Newsletters Clarín

Lo que tenés que saber hoy | Las noticias más importantes del día para leer en diez minutos

De lunes a viernes por la mañana.

Recibir newsletter

Su nombre había empezado a suscitar fobias entre los jugadores por su figura controvertida y el suizo Stan Wawrinka, el británico Andy Murray y el australiano Lleyton Hewitt se pusieron al frente de una campaña mediática en su contra. Incluso el propio Novak Djokovic quedó enfrentado con Rafael Nadal y Roger Federer cuando el N° 1 apoyó una renovación en la cúpula de la ATP mientras el español y el suizo querían la continuidad de Kermode, que dejará su cargo a fin de año.

Gimelstob quedó entonces fuera de competencia. Una buena noticia para un tenis que en los últimos tiempos debió lidiar contra enemigos que le apuntaron desde afuera.