Copa América: 36 horas en tren a Chile y tiempo para jugar y conocer Valparaíso y Viña del Mar

La Copa América de 1920, la primera que se desarrolló en Chile, no fue para el plantel argentino apenas un hecho futbolístico. En esa época, viajar era una odisea. Trasladarse de la estación Retiro de Buenos Aires hasta Valparaíso en el tren internacional demandaba 36 horas y dos cambios de formación para recorrer los más…

Copa América: 36 horas en tren a Chile y tiempo para jugar y conocer Valparaíso y Viña del Mar

La Copa América de 1920, la primera que se desarrolló en Chile, no fue para el plantel argentino apenas un hecho futbolístico. En esa época, viajar era una odisea. Trasladarse de la estación Retiro de Buenos Aires hasta Valparaíso en el tren internacional demandaba 36 horas y dos cambios de formación para recorrer los más de 1.400 kilómetros de distancia. 

Viajar primero 689 kilómetros desde Retiro hasta Mercedes (San Luis). Viajar luego 354 kilómetros hasta la capital mendocina. Viajar, como último tramo, en un nuevo tren, 134 kilómetros de Los Andes a Valparaíso. Viajar y visitar la Reserva Nacional Lago Peñuelas, a 20 kilómetros de Valparaíso, el embalse artificial construido entre 1895 y 1900 para proveer de agua potable los sectores altos de las ciudades de Valparaíso y de Viña del Mar.

Argentina igualó 1-1 con Chile. Antonio Palacio Zino fue el enviado de Mr. Bull a la Copa América.

Newsletters Clarín

Lo que tenés que saber hoy | Las noticias más importantes del día para leer en diez minutos

De lunes a viernes por la mañana.

Recibir newsletter

Viajar, visitar y tomar sol en Playa Onda o en Laguna Verde. Viajar y descubrir caminando las calles de Santiago de Chile. Todo eso hicieron los jugadores, además de los tres partidos que disputaron frente a Uruguay, Chile y Brasil.

Las excursiones no fueron exclusivas para los cracks argentinos. También los uruguayos y los brasileños tuvieron sus días de paseo entre cada uno de los partidos que se jugaron en la cancha del Valparaíso Sporting Club (en la actualidad funciona sólo como hipódromo), en la vecina Viña del Mar.

Mirá también

El torneo, como una situación cotidiana en aquellos años fundacionales y de construcciones, no estuvo exento de polémicas. El fútbol argentino estaba dividido desde el año anterior, cuando Independiente, Racing, San Lorenzo, River y Vélez, entre otros, decidieron abandonar la Asociación Argentina de Football y fundar la Asociación Amateurs de Football.

Por eso, el plantel argentino que concurrió al torneo sudamericano estuvo integrado solamente por jugadores de Boca, Huracán, Porteño, Estudiantes de La Plata y Del Plata, de la Asociación, reforzado por hombres de Newell’s, Belgrano y Tiro Federal, de la Liga Rosarina, y de Belgrano, de la cordobesa.

Equipo argentino que participó de la Copa América de 1920.

La vieja Asociación Argentina mantenía su afiliación a la Confederación Sudamericana de Fútbol y, por supuesto, a la FIFA. Sin embargo, hubo dirigentes de la Amateurs que viajaron hasta Chile para contarles a sus pares sudamericanos el conflicto que vivía el fútbol argentino.

Carlos Jaunarena y Rodolfo Eyzaguirre, los dirigentes de Asociación Argentina, amenazaron con retirarse del torneo si se admitía la palabra del grupo desertor en la reunión del Congreso sudamericano. Como siempre, la sangre no llegó al río.

Argentina comenzó su participación el 12 de septiembre frente a Uruguay. A los 10 minutos, ya ganaban los orientales con un gol de ese extraordinario goleador que fue José Piendibene. Al promediar el segundo tiempo, ocurrió un hecho que quedó en la historia. El primer penal atajado.

Mirá también

A los 15 del segundo tiempo hubo una falta para Argentina. Pateó Calomino, Calumín, Pedro Bleo Fournol, el jugador del pueblo, el inventor de la “bicicleta”, y atajó Juan Legnazzi.

Calomino, como Maradona 60 años después, no era infalible. Faltando quince minutos igualó Raúl Echeverría, centrodelantero de Estudiantes de La Plata.

El segundo partido, Argentina también empató 1-1 ante el equipo local. La voracidad por ganar, también en aquellos tiempos, era tal que los chilenos quisieron jugar 15 minutos más para definir los dos puntos. Pero los reglamentos no lo permitían.

Argentina después venció a Brasil 2-0, pero se quedó en el segundo puesto, con 4 puntos. Uruguay le había ganado a los otros dos rivales y, como en 1916 y 1917, se consagró campeón.

Los partidos de Argentina

  1. 12-9-20, vs. Uruguay 1-1 (Echeverría)

  2. 20-9-20, vs. Chile 1-1 (Dellavalle)

  3. 25-9-20, vs. Brasil 2-0 (Echeverría y Libonatti)

El plantel

Arqueros: Américo Tesoriere (Boca) y Ernesto Kiessel * (Huracán).Defensores: Antonio Cortella (Boca) y Florindo Bearzotti (Belgrano de Rosario);  Volantes: Ángel Frumento (Banfield), Juan Salvador Presta (Porteño), Rodolfo Bruzzone (Del Plata), Miguel Dellavalle (Belgrano de Córdoba) y Eduardo Uslenghi (Porteño); 

Delanteros: Pedro Bleo Fournol -Calomino- (Boca), Julio Libonatti (Newell’s), Atilio Badalini (Newell’s), Raúl Echeverría (Estudiantes de La Plata), Antonio De Miguel (Tiro Federal de Rosario), Fausto Lucarelli (Banfield), Adolfo López * (Banfield) y Edwin Clarcke * (Porteño). 

*Fueron convocados pero no jugaron.

HS