Por el crecimiento de los juicios, Bayer buscará reemplazar el glifosato

Ante el crecimiento de los juicios en Estados Unidos de agricultores que contrajeron cáncer por el uso del herbicida Roundup, elaborado con glifosato, propiedad de Bayer, la compañía alemana anunció su decisión de invertir US$5.600 millones para buscar otras alternativas del producto en los próximos cinco años. Según los últimos datos ofrecidos por Bayer, la…

Por el crecimiento de los juicios, Bayer buscará reemplazar el glifosato

Ante el crecimiento de los juicios en Estados Unidos de agricultores que contrajeron cáncer por el uso del herbicida Roundup, elaborado con glifosato, propiedad de Bayer, la compañía alemana anunció su decisión de invertir US$5.600 millones para buscar otras alternativas del producto en los próximos cinco años.

Según los últimos datos ofrecidos por Bayer, la empresa se enfrenta más de 13.400 demandas en suelo norteamericano. Hasta ahora, la empresa había defendido su producto tras cada sentencia asegurando que no estaba demostrado que fuera cancerígeno.

Desde 2017, la firma difundió un total de 107 estudios realizados de forma interna sobre el glifosato.

En Entre Ríos un fallo prohibió la fumigación en las escuelas rurales luego de una denuncia

“Estamos haciendo buenos progresos en la integración del negocio agrícola adquirido y ahora vamos a empezar a implementar una serie de medidas para mejorar la transparencia y la sostenibilidad”, subrayó en un comunicado el consejero delegado de Bayer, Werner Baumann.

Esas medidas están dirigidas a resolver las preocupaciones que Bayer “ha escuchado” sobre su papel en la agricultura en los últimos 12 meses.

Pese a la decisión de invertir en herbicidas alternativos, el grupo químico ha asegurado que el glifosato “seguirá jugando un papel importante en la agricultura y en la cartera de Bayer”.

El uso del agroquímico causa también dolores de cabeza a los productores locales. Es el caso de Chubut que se convirtió en la primera provincia en prohibir su uso y comercialización.

En Entre Ríos se espera que el Gobierno provincial dicte un nuevo decreto luego que un fallo prohibió la fumigación con agroquímicos a menos de 1000 metros de las escuelas rurales y 3000 en el caso de las aéreas. De esta forma le dio la derecha a maestros y ambientalistas que iniciaron demandas para frenar su uso en toda la provincia del litoral.

Para el agro está en juego el trabajo de más de 300.000 hectáreas que dejarían de producir y en donde se realizan actividades como soja, trigo, maíz, naranjas, arándanos, arroz, nuez pecán, ganadería y tambos, entre otros cultivos.