Básquetbol: Real Madrid se llevó una victoria inolvidable ante Barcelona gracias a una última jugada espectacular

No se puede creer el partido que ganó el Real Madrid. Aunque por eso es un grande no solo en el fútbol. Barcelona, otro pesado, jugaba como para empatar la serie final de la Liga de España, pero aflojó las riendas y las tomó el dueño de casa, que con un triple agónico del estadounidense Jaycee…

Básquetbol: Real Madrid se llevó una victoria inolvidable ante Barcelona gracias a una última jugada espectacular

No se puede creer el partido que ganó el Real Madrid. Aunque por eso es un grande no solo en el fútbol. Barcelona, otro pesado, jugaba como para empatar la serie final de la Liga de España, pero aflojó las riendas y las tomó el dueño de casa, que con un triple agónico del estadounidense Jaycee Carroll a falta de tres segundos para la chicharra, lo ganó 81-80. Increíble.

El duelo va 2-0 para la Casa Blanca y sigue el miércoles en Barcelona, donde el Merengue levantará el título si vuelve a cantar victoria, ya que la serie es al mejor de cinco partidos.

El mexicano Ayón la controla ante Oriola (EFE).

Newsletters Clarín

Lo que tenés que saber hoy | Las noticias más importantes del día para leer en diez minutos

De lunes a viernes por la mañana.

Recibir newsletter

El partido le cayó mejor al Barsa a partir de una exigente defensa que no le permitió llevar el ritmo al Madrid, como lo había hecho al ganar 87-67 el primero, con Facundo Campazzo de figura. Esta vez, el cordobés fue muy bien marcado y terminó con números impropios para él: 4 puntos (0-5 de cancha), 2 rebotes y una asistencia en 19 minutos. Gabriel Deck aportó un tanto y un rebote en 12′.

Barcelona llegó a sacar una máxima de 12 (53-41) a falta de 3,35s para que terminara el tercer cuarto con la manija del base francés Thomas Heurtel, goleador del partido con 30 puntos.

Tavares y Tomic, duelo de pivotes (EFE).

Hasta que el Madrid aumentó en intensidad y la puntería de Carroll, Rudy Fernández y Llull desde lejos le sirvió recortar la distancia, tanto que se puso 62-62 a 7m23s del final. El visitante volvió al frente y, con dos libres de Heurtel, pasó a 76-68 con 1m28s por jugar. 

Parecía historia liquidada pero el Madrid tenía guardados los rebotes del pivote Tavares (tres de nueve conseguidos) más dos triples de Randolph y el último de Carroll (finalizó con 25 tantos). En la jugada decisiva, 77-80 y a falta de 9s, Llull fue a la línea. El escolta metió el primero y falló el segundo, antes de que Fernández lograra el rebote más importante de la serie y se la cediera a Carroll. El yanqui amagó para hacer pasar de largo a Claver y luego metió el puñal en el corazón blaugrana