Odebrecht acordó un plan para renegociar su deuda de US$13.000 millones

Cuando parecía que el holding brasileño Odebrecht no se salvaba de la quiebra, finalmente la compañía acordó un plan para renegociar su deuda de más de US$13.000 millones. El Grupo que llegó a ser el más poderoso de Brasil terminó siendo el principal protagonista del escándalo de corrupción Lava Jato y con ello, comenzaron a…

Odebrecht acordó un plan para renegociar su deuda de US$13.000 millones

Cuando parecía que el holding brasileño Odebrecht no se salvaba de la quiebra, finalmente la compañía acordó un plan para renegociar su deuda de más de US$13.000 millones. El Grupo que llegó a ser el más poderoso de Brasil terminó siendo el principal protagonista del escándalo de corrupción Lava Jato y con ello, comenzaron a resentirse sus negocios.

El conglomerado de empresas incluye la construcción, el petróleo y el gas. La medida que intenta salvar a Odebrecht de lo que iba a ser la quiebra corporativa más grande de Brasil y América Latina, fue acordada en las últimas horas en un juzgado de San Pablo.

Supo ser el grupo más poderoso de Brasil y terminó pidiendo la recuperación judicial

Los principales acreedores del conglomerado son los prestamistas estatales Banco do Brasil, Caixa Econômica Federal y BNDES, así como los privados Banco Bradesco SA, Itaú Unibanco Holding SA y Banco Santander Brasil SA.

La reestructuración de deuda no incluye al productor petroquímico Braskem SA, a la filial de azúcar y etanol Atvos Agroindustrial Participacoes SA, a la unidad de construcción Odebrecht Engenharia e Construcao (OEC), a la petrolera Ocyan, la naviera Enseada, a Odebrecht Transport o homebuilder Incorporadora OR. El grupo fue asesorado por la compañía de reestructuración financiera RK Partners y la firma de abogados E. Munhoz Advogados.

El objetivo de este acuerdo es poder superar la crisis para mantener el funcionamiento de la empresa y la fuente de trabajo. De acuerdo a la ley brasileña, las empresas declaradas en recuperación judicial, tienen seis meses para alcanzar un acuerdo con los acreedores. Por lo tanto, Odebrecht deberá acordar los pagos antes de fin de año.

En un comunicado, el holding brasileño planteó que la protección por bancarrota era la mejor forma de concluir con la reestructuración de su deuda, porque los acreedores buscaban incautar los activos comprometidos como garantía para préstamos impagos. En el acuerdo realizado, Odebrecht pidió protección contra todas las ejecuciones que podrían derivar del dinero adeudado.

La constructora se ha visto sacudida desde 2014 por el escándalo de Lava Jato, después de admitir el pago de sobornos millonarios en varios países de la región para obtener contratos. Odebrecht admitió en diciembre de 2016 el pago de sobornos a funcionarios y políticos en 12 países por unos US$788 millones para ser favorecida con proyectos.

Entre sus acreedores se incluyen varios bancos brasileños estatales y privados

En el mismo momento en que se negociaba el acuerdo, un juez de control de garantías de Bogotá ordenó la captura del empresario uruguayo Norberto Sanguinetti Barros por su presunta vinculación y participación en el escándalo de Odebrecht. Sanguinetti era el encargado de la cuenta de la multinacional brasileña en la Banca Privada de Andorra (BPA) en Uruguay y es hermano del expresidente de ese país, Julio Mario Sanguinetti.