Deportan a un barra de River y ya son siete los violentos que no pudieron entrar a Brasil

Ya son siete los barras rechazados en Brasil en esta Copa América. Este martes le tocó a Mauricio Herrera, de River, quien está en el listado de impedidos de ingresar a los estadios del Ministerio de Seguridad de la Nación.Herrera forma parte de las 284 personas pertenecientes a Los Borrachos del Tablón que tenían entradas a su nombre…

Deportan a un barra de River y ya son siete los violentos que no pudieron entrar a Brasil

Ya son siete los barras rechazados en Brasil en esta Copa América. Este martes le tocó a Mauricio Herrera, de River, quien está en el listado de impedidos de ingresar a los estadios del Ministerio de Seguridad de la Nación.

Herrera forma parte de las 284 personas pertenecientes a Los Borrachos del Tablón que tenían entradas a su nombre para el superclásico de la Copa Libertadores y que fueron retenidas en el allanamiento del fiscal Norberto Brotto, en noviembre del año pasado.

Barra de River deportado de Brasil, en el marco de la Copa América.

Newsletters Clarín

Lo que tenés que saber hoy | Las noticias más importantes del día para leer en diez minutos

De lunes a viernes por la mañana.

Recibir newsletter

Herrera se suma a los dos barras de Almirante Brown deportados el jueves 13 de junio y los tres de Deportivo Merlo y un hincha de River rechazados el lunes 17.

Los siete fueron retenidos en los distintos aeropuertos de entrada a Brasil, cuando se dirigían a ver partidos de la Argentina. En el caso de Herrera, cayó en el Galeao, terminal de Río de Janeiro, escala hacia Belo Horizonte, donde la Selección enfrentará este miércoles a Paraguay.

Equipo de Tribuna Segura en el Mineirao, en la previa de Argentina-Paraguay.

Semejante tarea es posible gracias al acuerdo de cooperación firmado por la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich y el ministro de Justicia de Brasil, Sergio Moro.

En el país organizador del torneo está una delegación de Tribuna Segura del Ministerio de Seguridad de la Nación, comandado por Guillermo Madero e integrado por personal de la Dirección de Seguridad en Espectáculos Futbolísticos, Juan Castrilli, Gustavo Lugones y Gonzalo Sotelo, mas personal de Fuerzas Federales apostados en el Centro de Cooperación Internacional en Rio de Janeiro.