Julio Bascuñán y los integrantes del VAR en Brasil-Venezuela: perfiles, polémicas y el eslabón argentino

Brasil no pudo con Venezuela y se retiró silbado del estadio Arena Fonte Nova de Salvador de Bahía. El seleccionado que dirige Tite logró que la pelota ingresara tres veces en el arco de Wuilker Faríñez. Sin embargo, se encontró con un villano que, esta vez, no estuvo vestido de negro. El chileno Julio Bascuñán, de…

Julio Bascuñán y los integrantes del VAR en Brasil-Venezuela: perfiles, polémicas y el eslabón argentino

Brasil no pudo con Venezuela y se retiró silbado del estadio Arena Fonte Nova de Salvador de Bahía. El seleccionado que dirige Tite logró que la pelota ingresara tres veces en el arco de Wuilker Faríñez. Sin embargo, se encontró con un villano que, esta vez, no estuvo vestido de negro. El chileno Julio Bascuñán, de vivo azul, le anuló tres goles al seleccionado local en plena Copa América, dos de ellos con asistencia del VAR. Así, los hinchas brasileños sufrieron en carne propia al hombre que volvió loco a Lionel Messi.

Mirá también

“El VAR es importante. Podemos decir que es un gran soporte al arbitraje. No quita la esencia del fútbol. Al contrario, se acabarán las situaciones donde cometer errores. O esos errores graves disminuirán”. Las palabras le pertenecen a Bascuñán, en una entrevista con La Tercera de mediados de 2018. Un año más tarde, el juez chileno y el sistema de video se dieron la mano en una noche que los brasileños querrán olvidar pronto.

Gabriel Jesús no lo puede creer: Julio Bascuñán acaba de consultar al VAR y anula su gol ante Venezuela. (AP)

Newsletters Clarín

Mundo Messi | No le pierdas pisada al mejor jugador del planeta

Todas las semanas.

Recibir newsletter

Porque, más que villano, el oriundo de Santiago se convirtió en el verdugo de la Verdeamarela. Fue él quien anuló los goles de Firmino, en el primer tiempo, y de Gabriel Jesús y Coutinho, ya en el segundo tiempo y con el VAR de su lado.

El chileno, de 41 años y árbitro FIFA desde 2011, es uno de los jueces más reconocidos del fútbol trasandino. El público argentino, sin embargo, no lo recuerda por sus fallos acertados, sino por hacerle perder la paciencia a Messi.

Lionel Messi discute con Bascuñán en el 1-0 de Argentina a Uruguay, en las Eliminatorias para Rusia 2018. Le recriminaba la roja a Dybala. (AP)

Mirá también

En junio de 2016, después de la caída con Chile en la definición de la Copa América Centenario, el rosarino anunció su retiro. La noche del 1° de septiembre, casi tres meses después, marcó el regreso de la Pulga con la camiseta celeste y blanca. Hizo un gol y el conjunto nacional, que entonces dirigía Edgardo Bauza, le ganó 1 a 0 a Uruguay, en Mendoza. Pero fue una jornada de furia para Leo.

El jugador de Barcelona le recriminó a Bascuñán la exagerada expulsión de Paulo Dybala, por doble amonestación. Y luego siguió descargándose en el vestuario. “No pudimos hacer el juego que pretendimos porque el árbitro no nos dejó. No es la primera vez que nos deja con diez jugadores”, disparó cuando la noche le dejaba paso a la madrugada.

Ya existía cierto recelo hacia el chileno, que en la primera fecha del certamen clasificatorio no había cobrado un penal sobre Carlos Tevez en el 0-2 padecido ante Ecuador. Y hasta se lo señalaba como un favorito del brasileño Wilson Luis Seneme, que manejaba el arbitraje en la Conmebol.

Como prueba, sus detractores mostraban el auxilio que le dio a Allison en la Copa América Centenario: el actual arquero de Liverpool metió de manera insólita la pelota dentro de su arco, tras un centro del ecuatoriano Miller Bolaños. A su rescate salió el chileno Carlos Astroza, el juez de línea que cobró que el balón había salido de la cancha. Y también Bascuñán, que terminó anulando el gol.

A las habituales apariciones en la Copa Libertadores (estuvo en la final de ida Gremio-Lanús, de 2017) y en la Copa Sudamericana, su currículum agrega grandes hitos en los certámenes más importantes. Tocó el cielo con las manos en 2018, al ser seleccionado para el Mundial.

“Primero, estoy agradecido a Dios. Estar allá es una recompensa y obviamente espero estar al nivel de la responsabilidad encomendada. Poder dirigir un partido importante, estar en la cancha y poder representar al arbitraje chileno de buena forma”, celebró antes de subirse al avión, cuando los días transcurrían entre pulido técnico, perfeccionamiento del inglés e ilusiones por lo que vendría. 

Mirá también

Rusia es, sin embargo, un recuerdo opaco: no dirigió ningún partido.

Viajó junto a sus compatriotas Astroza y Christian Schiemann (juez de línea este martes en Salvador de Bahía). Pero siempre estuvo al margen del campo de juego. Desde la orilla, ofició de cuarto árbitro en cuatro encuentros de la fase de grupos: Francia-Australia, España-Irán, Polonia-Colombia y Corea del Sur-Alemania.

En octavos de final del Mundial fue uno de los ocho jueces elegidos para Argentina-Francia. Otra vez, le tocó seguir la acción de la línea lateral para afuera. Allí intentó controlar los desbordes de Sampaoli en la derrota 4 a 3 que eliminó a la Selección.

Roberto Tobar, encargado del VAR en Venezuela-Brasil, fue el árbitro de la primera final frustrada de la Libertadores entre Boca y River, suspendida en la Bombonera por las abundantes precipitaciones. Luego se encargó del 2-2 de la ida. (AFP)

Bascuñán, que manejó el VAR en el reciente Mundial Sub-20 de Polonia, no fue el único protagonista en el empate 0-0 entre Brasil y Venezuela, su tercera aparición en la Copa América (ya estuvo en Chile 2015 y en la edición Centenario, en Estados Unidos en 2016).

Recientemente, Roberto Tobar fue el árbitro del partido de vuelta de la Recopa Sudamericana entre River y Athletico Paranaense. (Germán Garcia Adrasti)

Para que no hubiera goles, contó con la asistencia del chileno Roberto Tobar, encargado del VAR y otro de los trasandinos con amplia experiencia continental. Junto a Bascuñán, sigue los pasos de Enrique Osses, mundialista en Brasil 2014 y actual titular de la comisión de Arbitraje de la Asociación Nacional de Fútbol Profesional de Chile.

Tobar fue el elegido para la primera final de la Libertadores entre Boca y River, que se suspendió el 10 de noviembre de 2018 por el mal estado del césped de la Bombonera. Un día más tarde sí pudo impartir justicia en el empate 2-2.

Los hinchas millonarios tienen otro recuerdo cercano: él fue el árbitro del partido de vuelta de la Recopa Sudamericana ante Athletico Paranaense, en el que el equipo de Marcelo Gallardo se impuso 3-1 en Núñez y revirtió el 1-0 de la ida.

El argentino Fernando Rapallini fue uno de los asistentes de Roberto Tobar en la cabina del VAR, en Brasil-Venezuela. (AFP)

Este martes, en Salvador de Bahía, también estuvo un argentino, Fernando Rapallini, asistente en la cabina del VAR junto al colombiano Alexander Guzmán.

“El sistema le viene a aportar justicia al fútbol, y qué mejor que remendar un error con la tecnología. Es un bien para nuestras carreras”, opinó el platense, que construye piletas, en una nota con Cielo Sports en octubre de 2017. “Prefiero perder el tiempo con el VAR y no equivocarme”, concluyó.

Rapallini fue el eslabón argentino en la noche en que el seleccionado brasileño metió tres veces la pelota dentro del arco rival. Pero en la que un hombre de azul, con ayuda de la tecnología, lo dejó vacío de goles.