Mientras espera una nueva decisión de Donald Trump, Huawei asegura que no tienen un plan B sin Android

En el conflicto entre el Gobierno de Estados Unidos y Huawei las dos partes parecen estar jugando al despiste. Cuando Donald Trump anunció en la pasada cumbre del G20 una flexibilización de las sanciones a Huawei, dio la impresión de que el problema para usar Android había terminado. Pero nada más lejos de la realidad. Huawei…

Mientras espera una nueva decisión de Donald Trump, Huawei asegura que no tienen un plan B sin Android

En el conflicto entre el Gobierno de Estados Unidos y Huawei las dos partes parecen estar jugando al despiste. Cuando Donald Trump anunció en la pasada cumbre del G20 una flexibilización de las sanciones a Huawei, dio la impresión de que el problema para usar Android había terminado. Pero nada más lejos de la realidad

Huawei dejó que circularan los rumores de que la empresa contaba con un plan B: un sistema operativo desarrollado por ellos mismos para sustituir a Android. La sorpresa fue mayúscula cuando tras varias semanas publicando medio de todo el mundo informaciones sobre ese sistema, Catherine Chen, miembro de la Junta de Huawei, explicaba que el sistema operativo Hongmeng de la compañía no es para teléfonos inteligentes.Lo chocante de esto es que este dato se pudo haber comunicado hace semanas. Pero Huawei no quiso frenar unas especulaciones que le beneficiaban a la hora de negociar.

Mirá también

Newsletters Clarín

Lo más leído del día | Enterate de que se habló hoy para no quedarte afuera del mundo

De lunes a viernes por la tarde.

Recibir newsletter

Con estos ingredientes está claro que ambas partes están manteniendo una guerra informativa. Este conflicto está provocando un desasosiego entre los actuales usuarios de productos de la empresa china, pero también entre los que pueden estar planteando comprarlos en el futuro y en las empresas que venden tecnología a Huawei.

Larry Kudlow, asesor económico de la Casa Blanca, y el secretario del Tesoro de estados Unidos, Steven Mnuchin, se reunió con varias grandes empresas estadounidenses de tecnología. Entre las que están Intel y Qualcomm, que venden numerosos componentes a Huawei. También acudieron representantes de Google. Lo que no se esperaba era que acudiera el propio Donald Trump. Financial Times informa que el presidente ha prometido decidir con rapidez si las empresas estadounidenses pueden reanudar o no las relaciones comerciales con la empresa china.

Mirá también

Aunque la reunión en principio se convocaba para tratar cuestiones económicas sobre varios asuntos, el caso Huawei pudo ser la razón principal de esta reunión. En una reciente entrevista en Yahoo Finance el director ejecutivo de Huawei, Ren Zhengfei, reveló que Google había solicitado una licencia de exportación al Departamento de Comercio de Estados Unidos para proporcionar su sistema operativo Android a Huawei. ¿Las empresas de Silicon Valley presionan para levantar un veto a Huawei que consideran peligroso?

Según el diario Washington Post ese parece ser el motivo de esta reunión: presionar para que se levante, al menos en parte, el veto comercial a Huawei. En la administración estadounidense y en el Congreso de Estados Unidos parece existir una diversidad de opiniones.

El presidente Xi Jinping (der.) y Donald Trump durante el último G20 que se realizó en Osaka, Japón. ( Brendan Smialowski / AFP)

Mientras que algunos políticos se muestran favorables a que el veto se suavice, otros parece que no quieren dar su brazo a torcer. El pasado 11 de julio el secretario del Departamento de Comercio, Wilbur Ross, dijo que se otorgarían licencias para mantener negocios con Huawei donde no exista una amenaza para la seguridad nacional. Aunque la empresa seguiría en la lista negra en la que se encuentra, sin poder vender celulares u otros productos en Estados Unidos.

Mirá también

La clave, al menos en teoría, es decidir si suministrar tecnología estadounidense a la división de teléfonos de Huawei puede suponer o no un peligro para la seguridad de Estados Unidos. No olvidemos que el problema con la empresa china se centra en la supuesta falta de garantías de privacidad de su tecnología para redes 5G. Pero también en la hipotética transferencia de tecnología estadounidense que Huawei podría suministrar a las fuerzas armadas chinas, como explicó en un reciente discurso Wilbur Ross.

Esta es la versión oficial, claro. Porque hay muchas voces que indican que el verdadero problema es una guerra comercial entre Estados Unidos y China, que están negociando el futuro de sus relaciones comerciales y los aranceles que ambos países pueden imponerse o no mutuamente.

Fuente: La Vanguardia

HM​