Las dos caras diferenciadas de los bonos en 2019

por Lucas Longo* Este año, los bonos tuvieron dos etapas bien diferenciadas. Hasta agosto el precio de los mismos fue un promedio ponderado de dos escenarios electorales bien marcados: Un escenario “Macri”, con un spread sobre treasury americano similar a los que habíamos visto durante 2017, y un escenario “Fernández”, con los bonos cotizando por…

Las dos caras diferenciadas de los bonos en 2019

por Lucas Longo*

Este año, los bonos tuvieron dos etapas bien diferenciadas. Hasta agosto el precio de los mismos fue un promedio ponderado de dos escenarios electorales bien marcados: Un escenario “Macri”, con un spread sobre treasury americano similar a los que habíamos visto durante 2017, y un escenario “Fernández”, con los bonos cotizando por valor de recupero en vez de por spread, es decir ya contemplando un escenario de restructuración. La ponderación de ambos escenarios se podía aproximar utilizando la intención de voto de cada candidato. Por ejemplo, cuando se vio un marcado deterioro relativo de Macri en las encuestas a mediados de Marzo-Abril, el ajuste en bonos fue marcado, mientras que el posterior recupero durante julio y principios de agosto llevaron a marcar importantes ganancias en papeles argentinos, cuando las encuestas lo mostraban adelante en un potencial ballottage.

Después del resultado de las PASO, una contundente victoria de Fernández con porcentajes bien alejados de cualquier encuesta, los bonos alcanzaron precios prácticamente del escenario “Fernández”. Las caídas fueron marcadas en bonos y acciones, mientras que también se observó un fuerte salto en el tipo de cambio. El nuevo precio de los bonos se basó en encontrar un nivel acorde al valor de recupero estimado luego de la esperada reestructuración, y siempre atento a cualquier anuncio de Fernández que sirviera para conocer su postura con respecto a la oferta de canje y a su programa económico.


Por último, en los últimos meses los precios de bonos y acciones estuvieron guiados por los comentarios de Fernández. En particular, comenzaron a mostrar ganancias desde fines de noviembre, ya que los inversores vieron con buenos ojos al Gabinete conformado mayormente por Ministros cercanos a Alberto Fernández, despejando en parte la incertidumbre de que él estaría a cargo de las decisiones.  A su vez, se comenzó a escuchar un discurso más moderado con respecto a la deuda, el Ministro Guzmán se expresó a favor de un control sobre la expansión monetaria, y el anuncio de un paquete fiscal que aliviaría, al menos en el corto plazo, el déficit fiscal del Tesoro.

Con estos anuncios se redujo la probabilidad de una crisis monetaria y aumentó la probabilidad de continuar cobrando cupones hasta conocer los detalles de la oferta, lo que llevó a una fuerte suba en los bonos en las últimas semanas. De todas maneras, los bonos argentinos siguen operando alrededor de los US$50, a la expectativa de la negociación de deuda, que será el principal factor junto con la evolución de la recaudación fiscal detrás del precio de los bonos.

*Analista de research de Balanz