Juicio oral al autor intelectual del crimen de Berta Cáceres

Berta Cáceres fue asesinada por defender el medio ambiente. Ecologista, feminista y defensora de los derechos indígenas, Berta estaba luchando contra el complejo hidroeléctrico Agua Zarca, en la cuenca del río Gualcarque, Honduras. Esta presa restringía el acceso al agua a las comunidades locales lenca, ponía en riesgo su modo de vida tradicional, y amenazaba el…

Juicio oral al autor intelectual del crimen de Berta Cáceres

Berta Cáceres fue asesinada por defender el medio ambiente. Ecologista, feminista y defensora de los derechos indígenas, Berta estaba luchando contra el complejo hidroeléctrico Agua Zarca, en la cuenca del río Gualcarque, Honduras.

Esta presa restringía el acceso al agua a las comunidades locales lenca, ponía en riesgo su modo de vida tradicional, y amenazaba el medio ambiente. Gracias al trabajo de Berta la mayor empresa constructora de presas del mundo y varios bancos internacionales se retiraron del proyecto.

Ello le costó la vida. La madrugada del 2 de marzo de 2016 un grupo de sicarios la asesinaron e hirieron al activista mexicano Gustavo Castro, que se encontraba con ella. El crimen estuvo dirigido por militares y responsables de DESA, la empresa constructora de la presa.

El juzgado de lo penal resolvió enviar a juicio oral y público a Roberto David Castillo, ex gerente de la empresa Desarrollos Energéticos S.A (DESA), acusado de ser uno de los autores intelectuales del asesinato de la ambientalista y defensora indígena, Berta Cáceres.

David Castillo es un militar egresado de la academia estadounidense West Point y fue capturado el 2 de marzo del 2018 por el asesinato. Castillo cumplió el “rol de enlace entre el grupo sicarial y los autores intelectuales, la familia Atala Zablah, responsables determinadores del crimen contra Berta, de los ataques al Consejo Cívico y a la comunidad de Río Blanco”.

Tres disparos de un sicario acabaron con la vida de Cáceres en la madrugada del 3 de marzo de 2016, un año después de que sus esfuerzos por evitar a la construcción de una represa en el noroeste del país la hiciera merecedora del prestigioso Premio Goldman, “el Nobel del medio ambiente”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *