Roland Garros tendrá su campeona el sábado, pero la gran ganadora de París ya es Nadia Podoroska

La argentina rindió su examen más difícil y lo hizo con una nota perfecta ante la número tres del mundo. Y lo mejor de todo es que parece no conformarse con lo que hizo hasta ahora. Todo es celebración para Nadia Podoroska en París. Porque supo asimilar todo lo que está viviendo para sacar lo…

Roland Garros tendrá su campeona el sábado, pero la gran ganadora de París ya es Nadia Podoroska

La argentina rindió su examen más difícil y lo hizo con una nota perfecta ante la número tres del mundo. Y lo mejor de todo es que parece no conformarse con lo que hizo hasta ahora.

Todo es celebración para Nadia Podoroska en París. Porque supo asimilar todo lo que está viviendo para sacar lo mejor de su tenis. No es sencillo estar ante uno de los partidos más lindos de tu carrera pero, por otro lado, de mayor desafío y tensión como es jugar unos cuartos de final de un Grand Slam por primera vez en tu vida. No es sencillo procesar la idea de que si todo sale bien podés encontrarte en una instancia de semifinales, en este caso de Roland Garros.

Y menos sencillo es si lo hacés jugando en uno de los estadios más emblemáticos de este deporte, como el Phillipe Chatrier, y enfrentando a la número 3 en la preclasificación, hablamos de Elina Svitolina, y ganarle por 6-2, 6-4 con una enorme claridad, con una soltura inigualable y hasta con una rendimiento superador a lo que se había mostrado previamente y que era lo que te había dado la posibilidad de estar en cuartos de final.

Todo eso para celebrar tanto como, concretamente, el histórico pase a semifinales, algo que una argentina no lograba desde 2004 y que ninguna otra tenista había conseguido en este torneo partiendo de la clasificación.

Podoroska jugó con una soltura fabulosa ante Svitolina. Foto: AP

El celebrar estar en semifinales, creo y entiendo, que está a la altura para Nadia Podoroska de celebrar lo que ella fue capaz este martes en un París muy ventoso y con condiciones climáticas adversas. El examen que ella rindió con una nota perfecta. Porque estuvo con una enorme claridad, porque sus golpes estuvieron muy sueltos, porque ejecutó lo que había que ejecutar y su cabeza estuvo en control constantemente.

Por eso, cuando eso ocurre, el deportista se siente absolutamente reconfortado, se siente que cumplió, que estuvo a la altura de las circunstancias. Y vale recordar y poner en contexto para entender toda esta aventura. Nadia llegó hace muchos días a París a jugar la clasificación con la ilusión y con el objetivo de pasar la clasificación y después tratar de ver si se podía ganar un par de partidos en el cuadro principal, lo que hubiese sido ya un Roland Garros muy positivo.

Podoroska ejecuta su revés a dos manos en el Phillippe Chatrier, el templo del polvo de ladrillo. Foto: EFE

Pero ahora está en semifinales. Y sigue con ilusión. Sigue con una convicción que nos da a entender que esto claramente para ella y en su cabeza no es suficiente. Y eso creo que para un tenista es lo más importante que puede dar: no darse por satisfecho.

Por eso en el tenis, en algunos casos y eventualmente no ocurre muy seguido, no gana uno solo. En este Roland Garros ya hay una ganadora, esa ganadora es Nadia Podoroska. Solo falta ver quién será la campeona el próximo sábado.

Mirá también

Mirá también

MFV

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *