El fútbol vuelve marcado por la tensión entre la AFA y la dupla River-Boca

Cuando la pelota vuelva a rodar el 30 de octubre con el inicio de la flamante y demorada Copa de la Liga del Fútbol Profesional habrán pasado 227 días desde el último partido oficial. Un partido que formaba parte de la primera fecha de una Copa de la Superliga que empezó y jamás terminará.Pasaron más…

El fútbol vuelve marcado por la tensión entre la AFA y la dupla River-Boca

Cuando la pelota vuelva a rodar el 30 de octubre con el inicio de la flamante y demorada Copa de la Liga del Fútbol Profesional habrán pasado 227 días desde el último partido oficial. Un partido que formaba parte de la primera fecha de una Copa de la Superliga que empezó y jamás terminará.

Pasaron más de siete meses y lejos de encontrarse unido, el fútbol argentino parece tener su propia grieta. Una grieta que quedó en evidencia minutos antes del sorteo, cuando dirigentes de 20 de los 24 clubes levantaron la mano y decidieron romper en forma unilateral el contrato con Fox Sports, una de las dos licenciatarias de los derechos audiovisuales del fútbol de Primera División.

La decisión seguramente desembocará en una disputa judicial, ya que el contrato con Fox Sports, ahora en manos de ESPN -en realidad del gigante Disney-, vencía en 2027. Es lo que se había firmado en 2017, cuando se decidió extinguir el programa Fútbol Para Todos y abrir los pliegos para buscar nuevas pantallas.

Fox Sports ganó entonces la compulsa junto a Turner, que hasta este viernes era la propietaria de la otra mitad de los derechos y próximamente, de no mediar imprevistos, se quedará con la totalidad del paquete y hasta pagará un extra por la exclusividad.

El contrato con Fox Sports por la televisación del fútbol de Primera División vencía en 2027. Foto. Maxi Failla/Archivo.

¿Qué argumentan desde la AFA? Que Fox Sports no informó en tiempo y forma su fusión con ESPN. Que creen que dicha fusión no será aprobada por el Gobierno nacional. Y también aseguran que hubo diferencias y hasta una carta documento salida desde Viamonte 1366 en la que se manifestaba el desacuerdo con el tratamiento editorial del producto fútbol en Fox Sports y más tarde en ESPN.

Se trató en realidad de una pugna subterránea para lograr una mejora del convenio, ya que el eterno parate dispuesto por el gobierno para combatir la pandemia arrasó en la economía. Y los clubes no fueron la excepción.

La AFA, que ahora recuperó el control de la máxima categoría a través de la LPF, lo hizo sin importar las consecuencias, los daños y los perjuicios. También lo hizo a espaldas de Boca y de River, que horas más tarde de conocerse la determinación salieron a manifestar su disconformidad por no haber sido partícipes ni haber tenido voz y voto en tan trascendental decisión.

Chiqui Tapia, presidente de la AFA, ante las cámaras en la Casa Rosada, donde asistió a una reunión por el regreso del fútbol. Foto Marcelo Carroll.

“Tras los anuncios de la Asociación del Fútbol Argentino de modificaciones sobre el contrato de televisación del fútbol, Boca Juniors y River Plate comunican que no fueron parte de la definición del nuevo escenario contractual (la rescisión del contrato con Fox Sports) y a su vez manifiestan que no consideran justo no haber participado de una decisión tan importante para el futuro del fútbol y de los clubes”, se lee en el comunicado conjunto.

“Si bien la AFA, a través de la Liga Profesional de Fútbol, tiene la atribución de tomar este tipo de decisiones, Boca y River son una parte fundamental del espectáculo deportivo y entienden que los dos clubes debieron ser consultados a lo largo del proceso que desembocó en este cambio en la titularidad del contrato de derechos televisivos, y no sólo ser informados del resultado final”, completa el escrito realizado en dupla entre ambas entidades.

Rodolfo D’Onofrio y Jorge Amopr Ameal, presidentes de River y Boca, donde hay escontento por la ruptura inconsulta del contrato de televisacion. Foto Guillermo Adami/Archivo

Y ahí es donde surge una nueva grieta que por el momento encuentra a los dos gigantes del fútbol argentino enfrentados con el resto de los clubes que hoy están encolumnados detrás de Chiqui Tapia y compañía. ¿Cómo terminará la pelea? Es difícil porque, como sucede en la política, los dirigentes suelen cambiar de vereda buscando sol y sombra de acuerdo a las necesidades.

Es que Boca y River saben que son los que mueven el amperímetro en el rating, los que convocan multitudes y los que atraen a los principales auspiciantes. Por eso, con cierta lógica, exigen una mayor tajada de la torta. Sin embargo, aseguran desde los pasillos de la AFA, Tapia terminó de entender que el voto de Boca y de River vale lo mismo que el de cualquier otro club. Y mientras logre mantenerlos contentos a los otros 20 -porque Estudiantes y Talleres también suelen estar en disidencia con las movidas de Chiqui- tendrá espalda para maniobrar a discreción. Un todo pasa versión 2.0.

Chiqui Tapia, Víctor Blanco, Marcelo Tinelli y Nicolás Russo con el ministro de Salud, Ginés González, en un encuentro en Casa Rosada por el reinicio del Futbol. Foto: Marcelo Carroll

La grieta entre Boca-River y la AFA marcará el pulso de los próximos meses en el fútbol argentino. Eso, sumado al posible litigio que desatará la decisión de despojar a Fox Sports de los derechos audiovisuales, pondrá a prueba la fortaleza de la coalición que, al mejor estilo Julio Grondona, encabeza Tapia.

Toda esta guerra dejará atrás los siete meses de inacción y de sumisión a las decisiones del gobierno nacional que obligaron a tener la pelota parada mientras el fútbol ya tenía horas y horas de rodaje en Europa y en los países vecinos de Sudamérica. Incluso con equipos argentinos jugando la Copa Libertadores.

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *