Desde pastillas hasta un tambor: Agustina Kämpfer enumeró las cosas que hizo con la placenta de su hijo

“Consumirla es como un volver al origen, muy emocional”, definió en una entrevista en “Flor de Equipo”.Fecha de publicación: 22 de Abril 2021, 20:53hsEntre las cosas que fabricó también se encuentran joyas y juguetes. (Foto: Instagram / agustinakampfer)Como invitada a Flor de Equipo (Telefe), Agustina Kämpfer se sometió al “cuestionario intragable”. La periodista se animó…

desde-pastillas-hasta-un-tambor:-agustina-kampfer-enumero-las-cosas-que-hizo-con-la-placenta-de-su-hijo

Entre las cosas que fabricó también se encuentran joyas y juguetes. (Foto: Instagram / agustinakampfer)

Como invitada a Flor de Equipo (Telefe), Agustina Kämpfer se sometió al “cuestionario intragable”. La periodista se animó a responder algunas consignas muy disparatadas y sorteó aquellas preguntas vinculadas a su intimidad. A lo largo de este ida y vuelta con Florencia Peña y todo su equipo, la revelación más inesperada llegó cuando le preguntaron qué había hecho con la placenta de su hijo.

Ante la atónita mirada de la conductora, Kämpfer relató una serie de usos que le dio. “Hice de todo: un frasco de pastillas de placenta que tomé durante el puerperio, también hice tintura madre que le di a (mi hijo) Juan y se la di como Flores de Bach durante la cuarentena. Porque consumir la placenta es como un volver al origen, muy emocional”, afirmó.

Luego, aunque parecía que ya no había nada más para enumerar, añadió: “También le hice a Juan un tamborcito, que está hecho con una parte que es como un cuero de la placenta, con el que juega siempre. E hice joyas y juguetes también. Me quedó un poquito que íbamos a plantar, lo dejé en el freezer y un día me desapareció: no sé si la señora que trabajaba en casa se confundió y lo comimos o lo tiró”.

Ante el catálogo de cosas que enlistó la invitada, Flor Peña bromeó: “Era gigante esa placenta”. Un comentario que desató las risas de todos y dio por cerrado el tema.

¿Tuvo sexo en la Casa Rosada?

Durante la charla, la expanelista de Nosotros a la Mañana (eltrece) prefirió no contar ningún detalle privado de su relación con el exvicepresidente Amado Boudou. “¿Podés contar si tuviste intimidad en su despecho?”, le preguntó con picardía la conductora. Y, al escucharla, Nancy Pazos acotó: “Decime que lo hiciste en el sillón de Rivadavia”.

Sin embargo, pese a las presiones de Peña y todo su equipo, ella prefirió comer una de las preparaciones “intragables” y evitar responder.

En otro momento del cuestionario, Agustina reveló que le gustaría poder borrar algunas imágenes suyas que se encuentran disponibles en buscadores de Internet: “Unas fotos completamente desnuda cuando no me conocía ni mi madre. Me incomodaba en algún momento, pero no me molestan”.

Su noviazgo con Amado Boudou

La periodista y el exfuncionario se conocieron una mañana de fines de 2008 en el despacho de él en el centro porteño. Entonces, Boudou era titular de la ANSES y de a poco empezaba a tener presencia mediática y ella una incipiente cronista del canal C5N. Su relación como novios empezó a los pocos meses y hasta hubo anuncio oficial en la revista CARAS, con declaraciones melosas y fotos a los besos en el cerro Catedral en Bariloche.

El gran punto de inflexión en la pareja llegó a mediados de 2014. Fue cuando la Justicia comenzó a investigarla a ella en el expediente que ya se le había iniciado al exvice por enriquecimiento ilícito. Los motivos de esta decisión se explican en cifras: mientras que sus ingresos en 2001 eran de $575,22, en 2012 fueron superiores a los $ 848 mil. De hecho, para la Justicia fue muy llamativa la compra de un departamento en Palermo por 120 mil dólares, que accedió gracias a un préstamo de Sebastián Boudou, hermano de Amado, y con 30 mil dólares de ahorro propio.

Apenas unos meses después, en noviembre de ese año, Agustina anunció su separación. “Amado está en mi corazón. Hoy nos une un amor enorme, eterno e intocable. Pero las cosas fueron cambiando y hoy no estamos juntos”, dijo en una entrevista a Infobae.