Se conoció un sorpresivo detalle del romance entre Rocío Marengo y Marley

En medio de su crisis de pareja con Eduardo Fort, Rocío Marengo también quedó expuesta por un desconocido detalle de su antiguo romance con Marley, con quien salió hace más de 20 años. Él ya era un conductor con mucha presencia en los medios, mientras que ella daba sus primeros pasos en el mundo del…

se-conocio-un-sorpresivo-detalle-del-romance-entre-rocio-marengo-y-marley

En medio de su crisis de pareja con Eduardo Fort, Rocío Marengo también quedó expuesta por un desconocido detalle de su antiguo romance con Marley, con quien salió hace más de 20 años. Él ya era un conductor con mucha presencia en los medios, mientras que ella daba sus primeros pasos en el mundo del modelaje. Unos paparazzi los sorprendieron a los besos en la vía pública y las imágenes llegaron rápidamente a las revistas. Sin embargo, todo duró lo que un suspiro.

Leé también:

Ángel De Brito reveló en su programa de eltrece que el noviazgo fue un invento. “Muchas personas se sintieron identificadas con el descargo de Marengo en ShowMatch. Me parece que Rocío, más allá de lo que pensemos de ella, tiene razón en que hizo su carrera sola, nunca fue novia de. Salvo la pavada de Marley, que era un chiste. Nunca estuvo colgada de nadie”, expresó.

La primera foto del romance entre Marley y Rocío Marengo. “No me acostumbro a que esta relación sea tan pública, tendré que habituarme”, dijo ella en revista Caras.

La participante de La Academia contó en varias entrevistas que su affaire con el papá de Mirko terminó por culpa de su ciclo de viajes. “El productor que lo convenció de hacer ese ciclo me arruinó la vida”, fueron sus palabras exactas. También reconoció que le gustaría ser la mamá del segundo hijo del conductor.

Leé también:

“Le dije que si no encuentro pareja, buscaría feliz la nena con él”, dijo ante la revista Pronto. Marley se sorprendió con sus declaraciones, pero le pareció una buena idea: “Con Rocío Marengo podría ser. Ella quiere ser mamá, me tiró la onda una que otra vez”.

Marengo se ofreció a darle la nena a Marley. (Foto: Pronto).

Rocío Marengo le dio un ultimátum a Eduardo Fort, su novio desde hace ocho años

La modelo sacó varios trapitos al sol en La Academia y dejó muy mal parado al empresario, con quien mantuvo una discusión hace varios días. En medio de un colapso, expuso en vivo que estaba cansada de “remarla” en su noviazgo y que se sentía desilusionada de él, ya que nunca le hizo el aguante en el piso.

“Capaz que no entienden. La verdad que estoy hace ocho años en pareja y también estoy colapsada de estar remando, tratando de salvar una relación. Está todo bien, pero estoy hace ocho años acompañándolo y no es capaz de venir a acompañarme. Se hace el que me apoya y estoy harta, muy podrida”, lanzó entre lágrimas.

Rocío Marengo sufre por Eduardo Fort. (Foto: archivo).

Subiendo el tono de voz, agregó: “Ocho años que estoy al lado de él, bancando a la ex que me salió a putear por todos lados, a tratarme de prostituta. Soy su mujer hace ocho años y no es capaz de venir a bancarme. ¿Le da vergüenza? Me mintió, me dijo que porque no tenía la vacuna no iba a venir, se fue a Estados Unidos un mes a rascarse las pelotas, a ponerse la vacuna y no es capaz de venir”.

Marengo se mostró convencida de que no se merece semejante destrato: “Ocho años te banqué. Estoy hasta acá de todo, de tus tiempos, de tus bolas pesadas… No lo merezco. Es un hombre que después de ocho años no se la banca por mí y yo me banqué todas. Él por mensaje feliz y enamorado, pero no es eso: le pedí que por favor esté parado acá... ¿No querés venir? Chau, flaco”.

Al regresar al ciclo, explicó que reaccionó de esta manera porque “se sintió boludeada”. “Yo soy una remadora y voy para adelante, pero si no me vas a ayudar a volar, despejame la pista. Yo no me muevo ni un centímetro más porque di mi cien. Sé que la vida es una sola, que si las cosas no se dan es por algo y que vienen cosas mejores, y que la vida no se termina con un amor. Duele, pero es mucho más lindo cuando aparece uno que te da el lugar, que te cuida y te mima. Yo lo amo, pero si tengo que dar un paso también me amo yo”, cerró.