Juan Martín Del Potro cumple 33 años: la lucha titánica con la rodilla derecha y una fecha especial marcada en el calendario pensando en la vuelta

Juan Martín Del Potro se acostumbró a pasar sus cumpleaños al ritmo de lo que le exigía el circuito ATP o algún compromiso de Copa Davis. Los últimos tres, sin embargo, los atravesó en la inactividad, aquella a la que se sumió tras jugar su último partido el 19 de junio de 2019. Los 33…

juan-martin-del-potro-cumple-33-anos:-la-lucha-titanica-con-la-rodilla-derecha-y-una-fecha-especial-marcada-en-el-calendario-pensando-en-la-vuelta

Juan Martín Del Potro se acostumbró a pasar sus cumpleaños al ritmo de lo que le exigía el circuito ATP o algún compromiso de Copa Davis. Los últimos tres, sin embargo, los atravesó en la inactividad, aquella a la que se sumió tras jugar su último partido el 19 de junio de 2019. Los 33 años le llegan ahora con desafíos y esperanza: la de volver a los courts porque, como dijo en su más reciente declaración pública, el tenis lo está esperando.

En Queen’s, en la previa de Wimbledon, la victoria sobre el canadiense Denis Shapovalov fue la última. Luego, presentó el walk over y le entregó la clasificación a cuartos de final al español Feliciano López. Desde aquel día pasaron cuatro intervenciones en su rodilla derecha, en la que se había fracturado la rótula -insólita para un jugador de tenis- en octubre de 2018.

Después de probar tratamiento menos invasivos, en aquel junio de hace dos años viajó de Inglaterra a España y se operó en Barcelona. La segunda vez que pasó por el quirófano fue en enero de 2020 en Miami, pero siete meses después volvió a intervenirse en Berna, Suiza, con un equipo liderado por el doctor Roland Biedert, médico de cabecera de Roger Federer. Aunque en diciembre probó además con un tratamiento en base a células de su propia médula ósea que se realizó en San Pablo pero no le dio resultado, en marzo de este año se operó por cuarta vez en Chicago.


El último partido de Del Potro, en Inglaterra, el 19 de junio. Lo ganó 7-5 y 6-4. Foto Glyn KIRK / AFP

La rehabilitación lo ilusionó con cumplir con su deseo de participar de otros Juegos Olímpicos, tras la medalla de bronce en Londres 2012 y plata en Río 2016. La postergación de Tokio 2020 parecía animarlo aún más. Pero a un mes del arranque de la cita olímpica en Japón, Delpo se bajó. “Es frustrante y doloroso no lograr los objetivos, pero me dolería mucho más no intentarlo, por eso estoy acá una vez más”, escribió dos días después en sus redes sociales, donde mostraba un video de su entrenamiento.

En ese entonces, el objetivo era reaparecer en la gira norteamericana sobre superficie dura, su preferida y en la que vivió cinco consagraciones, una en Los Ángeles, tres en Washington y la inolvidable del US Open 2009, el primer y único título que ganó en un Grand Slam, con una victoria ante el suizo Roger Federer en la final.

Pero regresó a Nueva York invitado para hacer un entrenamiento con John McEnroe y participar de una serie de eventos del US Open. “Decidí venir para terminar de recargar energía, sumar buena onda y hacer esta etapa final de mi recuperación. Obviamente el año que viene voy a venir, no como candidato como he venido siempre, pero por lo menos como jugador y ser protagonista de nuevo”, dijo esperanzado en diálogo con ESPN.

“Me cuesta, por momentos me duele, rengueo un poco… Pero siento que el tenis me está esperando para darme una nueva chance. Así como me adapté tras la lesión de mi muñeca voy a hacer lo mismo con mi rodilla y voy a seguir jugando, estoy decidido a hacerlo y tengo un montón de gente atrás alentándome para que lo haga”, sentenció, llevando el tiempo atrás hacia aquel 2010 en el que comenzó con los problemas en las muñecas, primero en la derecha y luego en la izquierda, que requirió tres operaciones, en marzo de 2014 y en enero y junio de 2015.

Además de caer en el ranking de la ATP hasta el actual puesto 748, en lo personal Del Potro comenzó el 2021 con una noticia desgarradora: la muerte de su papá, Daniel, a los 63 años y tras pasar un mes internado por una afección cardíaca. “Este fue un año para el olvido, se me murió mi papá, me volví a lesionar… Hoy estoy mentalizado en salir adelante, recuperarme y volver a estar en el circuito”, remarcó.

Es que eso es lo que el ex número 3 del mundo realmente quiere, la obsesión que lo mueve más allá de un torneo en particular, es volver a jugar al tenis. Por eso, aunque su rehabilitación va bien encaminada, aunque no tan rápido como esperaba, sigue los consejos médicos para regresar cuando esté totalmente recuperado.

No hay forma de asegurar que algún día lo hará realidad. Pero el tandilense no se quiere rendir. Sabe que es capaz de renacer de las cenizas. Lo hizo después de esas tres operaciones en la muñeca izquierda, cuando su carrera parecía terminada. Y como en aquella ocasión, esta vez tampoco está dispuesto a renunciar sin dar pelea.

“Siento que este es mi lugar natural, que me lo están usurpando y no me gusta. Siento que este fuego lo tengo intacto. Quiero volver a tomar el control de mi carrera deportiva y dejar de hablar de médicos y tratamientos. Tal vez es el partido más duro de mi carrera porque no sé cómo ganarlo todavía. Sé que de alguna u otra manera lo voy a lograr”, argumentó en sus últimas declaraciones públicas en Estados Unidos.

¿Cuándo podría regresar? Pretemporada fuerte mediante, la vuelta la proyecta para 2022. Aunque podría no darse en Australia ni Delray Beach, sobre superficies duras, sino en el polvo de ladrillo del Argentina Open, según él mismo declaró. “No sé si me conviene volver en un torneo a cinco sets. Hay alternativas. Y en Argentina nunca jugué si no era por Copa Davis. Y allí hay un torneo a principios de año”, anticipó sobre el ATP de Buenos Aires que solo disputó en 2006.

El tenis, como él dijo, lo espera. De hecho, este 23 de septiembre lo saluda. En las redes sociales, las cuentas oficiales de torneos prestigiosos recuerdan al último campeón no europeo de un Gran Slam y esperan que la próxima vez que lo vean sea raqueta en mano impulsando con fuerza su brazo derecho, ese que provocó que Federer lo comparara con Thor y lo llamara Juan Martín Del “THORtro”.

Mensajes para Delpo

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA