Lewis Hamilton hizo historia en una dramática carrera en el Gran Premio Rusia con un final inesperado gracias a la lluvia

El Gran Premio de Rusia de 2021 tiene un lugar asegurado en los libros de historia de la Fórmula 1. Será recordado para siempre como la prueba en la que Lewis Hamilton consiguió su victoria número 100 en la categoría reina y se transformó en el primer piloto en alcanzar esa emblemática marca. El británico…

lewis-hamilton-hizo-historia-en-una-dramatica-carrera-en-el-gran-premio-rusia-con-un-final-inesperado-gracias-a-la-lluvia

El Gran Premio de Rusia de 2021 tiene un lugar asegurado en los libros de historia de la Fórmula 1. Será recordado para siempre como la prueba en la que Lewis Hamilton consiguió su victoria número 100 en la categoría reina y se transformó en el primer piloto en alcanzar esa emblemática marca. El británico se impuso en el circuito de Sochi en una carrera que se definió en las últimas dos vueltas, en un desenlace cargado de tensión y con la lluvia cayendo con fuerza, y recuperó además la punta del campeonato.

Fue un triunfo a pura estrategia del de Mercedes, que escuchó a su equipo cuando lo llamó a boxes para poner neumáticos para pista mojada y terminó cruzando la meta en primer lugar, aprovechando además un error de criterio de Lando Norris, que iba primero, quiso finalizar con gomas lisas y terminó despistando en el 51° giro. 

Hamilton se subió así al primer lugar del podio por 100ª vez en su carrera, escoltado por Max Verstappen, su gran rival en la lucha por el título de esta temporada y otro de los grandes protagonistas del día. Es que el neerlandés partió último, luego de cambiar el motor de su Red Bull para esta fecha, hizo un carrerón y se quedó con el segundo lugar, para minimizar el daño. Carlos Sainz (Ferrari) finalizó tercero, tras liderar la prueba durante más de 15 vueltas.

En las horas previas a la largada, en el autódromo de Sochi el principal tema de conversación era el clima. El cielo encapotado y las nubes negras que se observaban en el horizonte encendían las alarmas en los equipos, que tenían preparadas en los boxes los neumáticos para pista mojada. El pronóstico cambiante advertía primero que habría lluvia ligera durante algún tramo de la prueba; luego que podrían caer algunas gotas en las primeas vueltas y más tarde, que el agua llegaría sobre el final de la jornada. Así fue.

En el comienzo, Sainz se robó la atención cuando, tras una largada impecable, superó al poleman Norris en la segunda curva y se posicionó como líder, con el británico de McLaren detrás y George Russell (Williams) tercero. Hamilton, que había partido desde la segunda línea, no reaccionó bien y cayó hasta el séptimo lugar. En tanto, Verstappen, comenzó rápidamente a escalar posiciones y tras cuatro giros, ya estaba 16°.

En la vuelta 14, Norris, a pesar de acusar algunos problemas con la rueda delantera izquierda, consiguió recuperar el primer puesto y dos giros más tarde, Sainz, que había quedado segundo, ingresó a boxes, pero perdió demasiado tiempo y volvió muy retrasado. Entonces, Daniel Ricciardo y Hamilton se convirtieron en los nuevos escoltas de Norris.


Verstappen, Hamilton y Sainz, el podio de un Gran Premio de Rusia histórico. Foto Yuri Kochetkov/AFP

El australiano de McLaren actuó durante varias vueltas como una “barrera” entre su compañero y el heptacampeón y ayudó a Norris a escaparse adelante. Pero en el giro 23, una mala entrada a los pits lo mandó al fondo de la parrilla. Y el de Mercedes quedó, entonces, con vía libre para ir a la caza de la punta.

Norris se defendió muy bien, aguantó la presión de Hamilton y pudo mantener una cierta ventaja sobre su perseguidor. Y, salvo un tramo en el que los dos se retrasaron un poco tras pasar por boxes, la lucha por el número uno fue un mano a mano entre los dos británicos.

A falta de unas diez vueltas para el final, el de McLaren parecía insuperable. Hamilton volaba en la pista, pero no encontraba la manera de acercarse demasiado a su compatriota. Cuando el de Mercedes aceleraba y lograba achicar la desventaja -que oscilaba entre uno y dos segundos-, Norris respondía con un record de vuelta y tranquilizaba a su equipo. Entonces llegó al lluvia.

Las primeras gotas aparecieron en la vuelta 45 y un par de giros más tarde, con la lluvia cayendo ya con más intensidad, la pista estaba muy resbaladiza. Algunos pilotos no dudaron y cambiaron los neumáticos enseguida. Otros, intentaron continuar con las gomas lisas. Fue el caso de Norris y Hamilton, quienes se negaban a entrar a boxes.


El festejo de Hamiltom con su equipo. “Cuando llegó la lluvia, tomaron una decisión fantástica”, aseguró el británico. Foto Yuri Kochetkov/AFP

“No, no”, repetía el de Mercedes cada vez que por radio le decían que pasara a cambiar las gomas. Es que no quería perderle pisada al líder. Pero finalmente le hizo caso a su equipo, paró en la vuelta 50 y volvió rapidísimo a la pista. Norris le sacó 25 segundos de ventaja, pero no tuvo tiempo de relajarse.

Es que el británico, con neumáticos medios para lluvia, aceleró a fondo y empezó a descontar la diferencia. Y el de McLaren, que seguía haciendo oídos sordos a su equipo que lo urgía a cambiar los componentes, empezaba a sufrir con la adherencia y no conseguía mantener completamente el control de su auto.

En la vuelta 51, finalmente, Norris se despistó, aunque sin golpear las barreras, y Hamilton, que lo seguía muy de cerca, aprovechó para adueñarse del primer lugar que ya no soltó.

“Pensé que era el camino correcto, pero tomé la decisión equivocada. Y fue mi decisión. No ver la lluvia, no darme cuenta que estaba ganando intensidad… Nos costó muy caro. Es pura angustia”, se lamentó más tarde Norris, que tuvo que entrar a boxes tras ese despiste y finalizó séptimo.

“El equipo hizo un gran llamado al final, cuando vino la lluvia. Yo no quería entrar a boxes, pero tenían razón. Tomaron una decisión fantástica”. afirmó Hamilton, que cruzó la meta con una ventaja muy grande sobre sus perseguidores.

Verstappen, que mientras todos miraban lo que ocurría en la lucha entre Norris y Hamilton fue escalando posiciones casi en silencio, con un ritmo firme, finalizó segundo, a 53s271 del de Mercedes, y celebró un podio que parecía imposible al comienzo de la jornada.

Y Sainz, quien tuvo la mejor largada pero luego cedió la punta con unos neumáticos que se desgastaron demasiado rápido, construyó una buena remontada y quedó tercero, a 1m02s475 del ganador. 

Pero ninguno pudo robarle el protagonismo a Hamilton, quien se metió en la historia grande de la categoría reina al celebrar la 100ª victoria de su carrera en la Fórmula 1.

“Se hizo desear el triunfo número 100. La verdad, no sabía si llegaría”, comentó el británico, que no ganaba un Gran Premio desde el 18 de julio cuando se impuso en Silverstone, con polémica por un choque con Verstappen incluida.

“Lando tuvo un ritmo increíble, está haciendo un gran trabajo para McLaren. Cuando empezó a caer el agua, no quería dejarlo escapar, pero en un momento el auto se deslizaba mucho. Fue una decisión difícil, pero elegimos el momento justo para parar. Al final, la lluvia nos ayudó a dar ese último salto”, comentó el heptacampeón. “Este es un momento mágico”.

Hamilton, además, volvió a lo más alto del campeonato, en el que manda con 246,5 puntos, a siete fechas para el final. Verstappen, que había llegado a Sochi como líder, lo escota con 244,5. Tercero marcha Valtteri Bottas (Mercedes), con 151.

La próxima carrera, el Gran Premio de Turquía, se correrá el 10 de octubre en Estambul. 

Mirá también

Mirá también

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA