Reemplazar a Ricardo Montalbán en La isla de la fantasía, el desafío de Roselyn Sánchez

Reemplazar a Ricardo Montalbán en la remake de La isla de la fantasía, la mítica serie que este 2022 cumple 45 años desde su estreno, más que amedrentarla la llenó de orgullo. Roselyn Sánchez, latina como que nació en Puerto Rico, vista en películas como Entrenando a papá, con Dwayne Johnson, o Rush  Hour 2,…

Reemplazar a Ricardo Montalbán en la remake de La isla de la fantasía, la mítica serie que este 2022 cumple 45 años desde su estreno, más que amedrentarla la llenó de orgullo. Roselyn Sánchez, latina como que nació en Puerto Rico, vista en películas como Entrenando a papá, con Dwayne Johnson, o Rush  Hour 2, con Jackie Chan, tiene su golpe de suerte con la serie que el domingo 3 de julio a las 22.30 estrena Universal Premiere.

Llamaron a esta bella latina, que vive en Los Angeles, donde lleva casi 20 años. Nacida y criada en Puerto Rico, se fue a Nueva York a los 21, por tres años, y luego se mudó a California. Y más que decir que “Me gusta mucho la televisión argentina”, “me muero por ir al país” y “tengo amigos argentinos”, mucho no nos conoce.

Con una carrera formada tanto en Hollywood como en la TV hispanoparlante, Roselyn no debió pasar por ningún proceso de casting para encarnar a Elena Roarke.


Roselyn Sánchez ahora se encarga de que los sueños de quienes llegan a la isla se hagan realidad. Foto Universal

“Yo, pues tengo la suerte, gracias a Dios, después de tantos años, de que muchas veces me ofrecen el personaje -dice-. Estaba haciendo preproducción para una película que iba a grabar, y que voy a grabar en Puerto Rico, y… Es muy cómico, estábamos buscando locaciones, y había dos lugares que quería usar para mi peli, y me decían ‘No están disponibles, porque se va a grabar la serie de La isla de la fantasía, y no se puede’. Y yo decía ´’Oh, my God, La isla de la fantasía me está dañando todo mi plan’.

“Y nunca me imaginé que a las dos semanas, me regreso a Miami y me llega un correo electrónico de m mi agente, diciéndome ‘Roselyn, te están ofreciendo La isla de la fantasía‘. Y yo en ese momento no entendí, porque tengo en la mente a Ricardo Montalbán y a Tatoo, digo ‘¿Pero qué personaje? Porque son los dos hombres’, y me dicen ‘No, hay un cambio. Esta premisa ahora va a ser con dos mujeres y te quieren para el personaje de Roarke'”.


Roselyn, que también canta, en la alfombra roja de los Latin Grammy Awards, en 2019. Foto Reuters

“Yo quedé en una pieza, me dije ¿pero de Roark, de Montalbán? ‘Sí, se llama Elena Roark, él es tu great uncle (tío abuelo) y se va a grabar en Puerto Rico. Leí el libreto del piloto, me lo disfruté muchísimo, y fue una oportunidad que no podía dejar pasar, por el legado que es La isla de la fantasía, por la oportunidad de que han hecho este personaje mujer, y la han dejado latina. Yo dije: es una gran responsabilidad y un gran honor, y aquí estoy”.

“Welcome to Fantasy Island”

-Vos habías visto la serie original.

-Eso fue en los ’70. Yo estaba muy chiquita, yo recuerdo pedacitos. Pero tengo muy claro en la mente el avión… Y cuando se trepaba en la torre y tocaba la campana. Recuerdo la bienvenida de Montalbán, cuando decía “Welcome to Fantasy Island”. Una vez que acepto el show, me voy a YouTube, y empiezo a ver los programas, claro.


“La isla de la fantasía” original, con Ricardo Montalbán y Hervé Villechaize (Tattoo). Foto Archivo Clarín

-¿Y cómo trabajaste tu personaje, para diferenciarlo?

-Pues mira, fue bastante plática con las showrunners, con las libretistas, para poder entender exactamente qué estaban buscando, si querían mantener el mismo aire de Montalbán, o si me daban el permiso de licencia creativa de tratar de crear algo un poquito más mío. A mí el personaje de Montalbán me alucina. O sea, Montalbán tiene la cualidad de que, cuando camina, parece que está flotando.

Y me encanta, me encanta su aire de realeza y su misterio. Así que traté de rendir tributo de esa parte de él, de hacer una mujer muy clásica, muy, muy, muy elegante, pero quería un toque un poquito más empático, y más humano. Yo quiero que al final de la temporada la gente me quiera abrazar, o sea que me encuentren complicada, me encuentren seria, por momentos, pero al final que sepan que yo soy de carne y hueso y que no nos olvidamos de que somos amigos. Esa fue mi construcción de personaje.


El mexicano Ricardo Montalbán, que murió en 2009. Su personaje “era” tío abuelo de Elena Roark… Foto AP

-¿Grabaron todos los episodios de corrido, o cada vez se trasladaban a Puerto Rico?

-Nos quedamos todo el tiempo en Puerto Rico, y el 90% de la serie son exteriores. Lo hace un poco más complicado, pero eso es parte de la magia. Y hacer que Puerto Rico, que la isla sea como otro protagonista, está bueno, estamos sacando mucho provecho a la belleza que ofrece el país.

-¿Los episodios son todos nuevos, originales o hay alguno que sea remake de alguno ya grabado en la serie que haya sido famoso por algún motivo?

-Yo creo que en la primera temporada no, en la segunda se incorpora un personaje místico, que sí, que fue inspiración de la original. La segunda temporada ya la acabamos. Yo regresé a Los Ángeles hace como dos o tres semanas. La primera temporada son diez capítulos, la segunda, 13 capítulos.


Ahora son dos personajes femeninos los que protagonizan la serie.

-¿Y qué fantasía, que puede parecer hoy irrealizable, te gustaría cumplir de poder ser una de las participantes de “Fantasy Island”?

-¡Oh, my God! Déjame ver. Tú sabes, una de vanidad, porque es un sueño que tengo yo, personal, que me muero por realizar, porque yo me fui de Puerto Rico a los Estados Unidos para hacer teatro musical. Mi sueño sigue siendo hacer Broadway, porque canto y bailo y actúo. Tengo la bendición de poder hacer las tres disciplinas.


Toda una figura en el mercado hispanoparlante, Roselyn quiere debutar en Broadway. Ese es su sueño. Foto AP

-Desde chica sé que estudiaste baile, tenías seis años y hacías también comerciales.

-Claro. Y he hecho todo, he hecho películas grandes, grandes series, tuve un disco, hice música, pero no, no he hecho a lo que vine, que fue a hacer teatro musical en Broadway. Mi fantasía es poder hacer eso, e inclusive estoy luchando para ver si en una tercera temporada me permiten dirigir un capítulo, porque tengo mucho deseo dirigir.

Ya les dije: “Yo quiero dirigir un capítulo de Fantasy Island, tiene que ser un musical”. Va a ser el primer musical de Fantasy, porque es mi sueño y lo tengo tan claro en la mente. En mi fantasía soy una chica que va a la Isla a vivir su sueño de estar en tarima, de cantar, actuar y bailar de una manera apoteótica. Y otra cosa que me ilusiona como mamá hoy en día, que lo dejé para bastante tarde… Me encantaría tener salud eterna, que la Isla me dé salud eterna para poder ver mis hijos graduarse, ver a mis hijos casarse…


Roselyn buscaba locaciones en Puerto Rico para dirigir su opera prima. Y se las negaban, porque eran para “Fantasy Island”. Foto AP

-Algo de eso pasa con otro personaje femenino en el primer capítulo de la nueva serie. Me comentabas que estabas por filmar una película por tu cuenta en Puerto Rico, ¿te referís a “Diario: Mujer y café”?

-Sí, yo hace años que tenía la inquietud de dirigir, pero nunca me atreví a dar el paso porque no tengo el vocabulario técnico para poder comunicarme de tú a tú con un director de fotografía, por ejemplo. Yo sé cómo contar una historia. Y le tenía pánico a ese aspecto de dirigir, hasta que hace unos años me animé y escribí un cortometraje.


Kiara Barnes es Ruby Akuda, el personaje que reemplaza a Tattoo.

Se llama Satos. Satos significa perro callejero, perro criollo de la calle.Y me fui a mi país, lo dirigí y me fue increíblemente. La experiencia fue tan gratificante que dije, tú sabes, yo no le tengo miedo, puedo hacer esto dormida, yo sé que puedo hacerlo. Y en la pandemia, cuando estaba todo el mundo así en su casa, que no podíamos salir, escribí Diario: Mujer y café, y cuando iba a empezar, ya estaba en la preproducción, me cae Fantasy.

Ahora mismo tengo el schedule bastante comprometido, pero me muero, me muero por hacer Diario: Mujer y café. Es como la película Girls Trip, americana. Es como una Girls Trip boricua. Son cuatro amigas de escuela superior, que coinciden una vez más cuando ya están en los últimos años de la treintena, hacen turismo interno en la isla y les pasa de todo. Es una comedia muy alocada, es para que la gente se ría y la pase bien.


¿Qué hubiera ocurrido si Roselyn, que fue a la audición de “Desperate Housewives” con su amiga Eva Longoria (der), quedaba en el programa?

-¿Cómo fue que audicionaste para interpretar a Gabrielle en “Desperate Housewives” (“Amas de casa desesperadas”), y el papel quedó para tu amiga Eva Longoria?

-Me acuerdo que estaba obsesionada con otro show, que era una miniserie para NBC, que se llamaba Revelations, haciendo de monja. Hice testings para los dos y yo, para serte honesta, a Desperate Housewives no le puse mucha atención, porque quería este otro personaje de monja.

-¿Por qué?

-Porque era tan distinto a la apreciación que la gente tenía de mí. Yo me decía: necesito hacer un personaje que la gente ni me reconozca, para que me tomen en serio, porque siempre me ponen en esta cajita de la latina sexy, bonita. Y al final de cuentas testeé para los dos y no me dieron ninguno, jaja.


Toda una figura. Roselyn Sánchez, junto a Ricky Martin y Paz Vega, en la entrega de los Latin Grammy en 2019. Foto AP

-Bueno, vos trabajás tanto en el mercado hispanoparlante como en el hollywoodense, sé que en Telemundo estás con esta serie, “Armas de mujer”. ¿Notás aun hoy alguna diferencia cuando hacés algo para el mercado hispanoparlante que para Hollywood?

-Tú sabes que hay cuestión de contenido. Para serte honesta, mi experiencia con Armas de mujer, que es una serie que sale ahora por HBO Max, después entra en Peacock, con Kate del Castillo, Sylvia Sáenz y Jeirmarie Osorio, tiene un valor de producción maravilloso, aunque se hace con muchísimo menos dinero. Yo fui sin mucha expectativa, porque como siempre te dicen “el mercado latino es otra cosa, es menos dinero, no es lo que estás acostumbrada, no te quejes, tienes que cambiar el chip y saber que es otra vaina…”.

Y me fui a Miami a grabar por casi cuatro meses, un poquito asustada. Y óyeme, sí, en la preproducción hay menos días, te dan menos días de grabación, y el presupuesto es menor que lo que yo estoy acostumbrada en el mercado americano. Pero para serte honesta, el contenido que está saliendo de Argentina, de Chile, de México, hasta de República Dominicana, es maravilloso, se pone de tú a tú con cualquier serie americana.


En la premiere de su película “Act of Valor”, en Los Angeles. Rosalyn se ganó un nombre en Hollywood. Foto AP

Pero para darte un ejemplo, ayer me llamaron para dirigir una serie para Telemundo, para T+, que es la plataforma nueva de streaming de Telemundo. Un material buenísimo, que es guay, es un murder mistery joven, de un elenco jovencito. Tienen una ambición grandísima con la serie. Pero volvemos a lo mismo, el presupuesto, bien pequeñito. ¿Hasta cuándo vamos a conformarnos y hasta cuándo vamos a tratar de continuar, vamos a aceptar este molde porque somos latinos?

Roselyn terminó, antes de la pandemia, el rodaje de Gringa, una película con Steve Zhan (Generación X, ¡Eso que tú haces!). Estuve en México, se grabó en Sausalito, en un pueblito de la playa en México, mágico. Hace tiempito le cambiaron el nombre, no creo que se llame Gringa ya, y estaban buscando distribución.

Se hizo de manera independiente y asumo que todavía no tienen la distribución. La película es un coming of age (el paso da la edad adulta) con un papá y una niña, mi personaje no es muy grande, pero es muy bonito. No sé, yo espero que la encuentre, con tantos streamers hoy en día, como Amazon Prime y tantos Netflix, yo espero que puedan conseguir una ventana.

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA